lunes, 9 de septiembre de 2013

Cid y Cilla del Sit

Cid y Cilla del Sit

Actividad de "unmiles" alicantinos (pincha aquí para información). En esta ocasión la ruta corona las cimas de Cid (1104 m) y Cilla del Sit (1151 m), siguiendo la propuesta de Geoelx. Ruta altamente recomendable, con un recorrido en general muy agradable y vistoso, bonitas panorámicas, zonas pintorescas y sin grandes complicaciones. La ruta sigue caminos y senderos muy visibles en casi todo el recorrido y es fácil de seguir, si tienes clara la dirección a tomar en los pocos cruces de caminos; solo el tramo del senderillo de bajada del Cid puede ser algo menos visible pero aun así se ve bien y además tiene alternativa de bajada.

Empezamos (pincha en las fotos para verlas más grandes).

Datos:
Actividad: Montañismo;      Zona: Petrer, Alicante
Cimas:  Cid (1104 m) y Cilla del Sit (1151 m)
Longitud: 18,6 km;     Desnivel acumulado positivo:  1080 m;     Desnivel acumulado negativo: 1080 m
Duración: 4h 16min incluyendo paradas

Track:
Grabado in situ (pincha para acceder al track en wikiloc)



Fecha: 14 de agosto de 2013


Me meto en coche cuando el día está a punto de amanecer teniendo fijado en el Tomtom el punto de inicio de la ruta donde dejar el coche. Cuando llego a Petrer está ya amaneciendo... pero en el Tomtom viene mal recogidas las calles de unas urbanizaciones y sus caminos posteriores: algunos caminos y calles que en el Tomtom vienen con continuidad en realidad están cortados y viceversa. Despues de "atacar" por un par de sitios y hacer un rato el cabra con el coche por los caminos, decido volver a Petrer, olvidarme del Tomtom y recurro a observar la orografía para intuir por dónde debo ir. Finalmente consigo llegar al punto de inicio mucho más fácilmente de lo que el Tomtom se empeñaba en demostrar, lo que confirma que a veces nos dejamos llevar demasiado por la tecnología, y está claro que no podemos dejar todo en sus manos si no queremos sorpresas.
 
El incidente con el Tomtom me ha hecho perder tres cuartos de hora, pero ya estoy en el cruce de caminos donde se deja el coche y se empieza a andar. Hay sitio para varios coches, así que a pesar de ser un sitio algo concurrido, los que os animéis a ir no deberíais tener excesivos problemas para dejar el coche.

Unos chicos han empezado cuando yo llegaba con el coche. Tras prepararme empiezo el recorrido por la amplia pista forestal que tengo enfrente. Por la derecha se ve llegar el sendero que me traerá de vuelta y al que se le ve tan buena pinta, entre árboles, que entran enormes tentaciones de subir por él... pero mejor el sendero lo dejamos para la vuelta.

Caminar en una pista tan ancha desluce un poco, pero el entorno es muy agradable, especialmente con la tranquilidad de estas horas tan tempranas. La pista coge altura rápidamente pero casi no te das cuenta al ir fresco y contemplar el paisaje, que va ganando mucho según subes.

De pronto observo una serpiente en mitad de la pista que creo que está muerta, ya que no se ha movido en ningún momento ni cuando me acerco; pero cuando estoy encima de ella al ir a agacharme a observarla ésta se pone repentinamente a huir de mí produciéndome un gran sobresalto ya que como he comentado creía que estaba muerta. Rápidamente la fotografío, pero cuando intento grabar un pequeño vídeo de sus "andares" ya casi se ha ido, pues entro otras cosas no tengo mucha práctica de poner la cámara en modo vídeo. Con posterioridad la he identificado como una pequeña culebra de herradura, rápida y mordedora pero no venenosa.

Una serpiente se cruza en mi camino (la he identificado con posterioridad como una culebra de herradura)

Prosigo el camino, la pendiente empieza a suavizarse y por la derecha observo unas llamativas paredes. Desde aquí abajo tienen pinta de poseer muy buena roca, con gran verticalidad y están bastante limpias de vegetación, así que enseguida empiezo a localizar visualmente pequeñas repisas donde imaginarme reuniones y entre ellas los largos, lo cual me resulta fácil, por lo que me parece un lugar muy bueno donde se podrían abrir vías de escalada de tres o cuatro largos por lo menos.

Llamativas paredes con muy buen aspecto para la escalada

Un poco más adelante, en el recoveco de una curva, me encuentro con los chicos que habían partido cuando yo llegaba en coche. Se están poniendo cascos y arnés, lo que confirma mis anteriores pensamientos. Les pregunto y me comentan que ellos van a hacer una vía ferrata, la vía ferrata del Cid, por lo visto bastante conocida, pero también me confirman que hay vías de escalada por la zona que había visto antes.

Continúo un rato más por la pista hasta un punto en alto desde donde empieza un suave descenso. Se ve en el paisaje el recorrido que va haciendo la pista a continuación y a lo lejos se ve claramente dónde hay que abandonarla por un sendero que sale a la derecha. Me pasa una corredora haciendo running por la pista (¡qué sanos y deportivos nos hemos vuelto todos!).

Por la parte derecha, arriba en lo alto, se observa una especie de barrera en forma de pared, bonita pero que parece dificultar el poder llegar arriba. Desde aquí uno se pregunta cómo narices llega la ruta arriba.

Recorro la distancia hasta el desvío y cojo el sendero, que tras coger unos metrillos de cota en su inicio continúa en suave pendiente. Es muy agradable, entre árboles, y con este frescor mañanero.

Sendero unos metros más adelante de salir de la pista.

Aunque la pendiente es suave, el sendero va quedando bastante colgado según se avanza, siendo un tramo muy bonito y agradecido. El sendero va en una media ladera que se va volviendo cada vez más pendiente transversalmente y va cogiendo gran altura sobre el pie de ladera cuya cota va bajando. A la izquierda se tiene una magnífica panorámica de la sierra del Maigmó, teniendo muy a la vista el Despeñador.

El Despeñador al fondo

Los árboles van disminuyendo poco a poco en número, mientras el paisaje crece. Hasta que llega un momento en que los árboles prácticamente desaparecen y un poco más adelante la ruta pega un giro brusco a la derecha y se empina con ganas para subir a cañón a la parte alta de la sierra.

Los árboles van disminuyendo
Un poco más adelante el sendero gira a la derecha y sube bruscamente

Lo bueno de los tramos tan empinados es que coges altura muy rápidamente, así que pronto estamos llegando al cordal al que se llega en un tramo final con una pendiente algo más suave. Durante toda esta parte las marcas de PR van señalando el camino, aunque éste es muy evidente. Las vistas desde el cordal son muy buenas.

En cotas altas, una vez alcanzado el cordal de la sierra

El panorama cambia radicalmente al mirar a la otra vertiente, ya que te encuentras con una notable densidad de pinos. Enseguida tenemos visión directa de la primera cima de hoy: el Cid. Se aprecia perfectamente la antena que corona su cima.

Al fondo, aún un poco lejos, el primer objetivo: el Cid

El recorrido a partir de aquí es muy cómodo y va haciendo ondulaciones en dirección a la cima del Cid. El sistemático y homogéneo espaciado entre los pinos, junto a que todos son casi del mismo tamaño, evidencian que se trata de una repoblación forestal.

Vista un poco más adelante. Se nota que se trata de una repoblación de pinos

Como este tramo es muy tranquilo aprovecho para, mientras camino, ir comiéndome un bocata para recuperar fuerzas e ir hidratándome. No quiero parar mucho ya que la broma pesada del Tomtom de esta mañana me ha descuadrado un poco el horario.

Bonitas vistas de la comarca hacia el lado Murcia

Cerca ya de la cima, aparece un gran cuestón que quita un poco el resuello, pero se vence sin problemas. Luego, unos metros más adelante tenemos la antena y la caseta encima de la cual se encuentra el vértice geodésico... ¡vaya forma de afear una cima! Me saco la oportuna foto con el vértice, pero cerca veo una cruz donde hacerse una foto un poco más agraciada. La cruz es en memoria de una chica. Tiene una especie de inscripción en papel plastificado, con mensajes, pero algo deteriorada principalmente por haber perdido color debido al sol.

Vértice geodésico de la cima del Cid
Cruz cerca de la cima del Cid

Como siempre, me recreo contemplando y haciendo fotos hacia todos los lados. Es como mi premio, mis minutos para disfrutar de la cima. El día además se presta a ello.

Un poco a la izquierda, el puntiagudo Maigmó
El siguiente objetivo, el Cilla del Sit (punta más a la derecha), ahora queda un poco lejos

Ahora hay que bajar mucho y luego volver a subirlo ¡qué rabia! Se puede volver por el cordal hasta el punto de partida del mismo y continuar hasta la cima del Cilla del Sit y sería mucho más cómodo y rápido y economizaría mucho desnivel... peeeero... me perdería una parte bonita de esta sierra que es la subida por un barranco conocido como Pas del Gos. Así que menos lamentarse y al ajo. Localizo cerca de la cima el sendero que baja a saco mirando hacia Cilla del Sit. A la ida me había intentado fijar aunque no lo había localizado, pero a la vuelta lo veo sin problemas.

Bajo del Cid en esta dirección, por un sendero que se baja a saco

Bajo por el sendero, que tiene una pendiente notable (ni "zetas" ni leches: to' tieso p'abajo) y varias veces estoy a punto de resbalar (aunque también se puede bajar con más cuidado del que yo pongo). El sendero desemboca en un camino de tierra, ya con una pendiente más suave, y más adelante este último en una pista más o menos asfaltada. Esta parte es quizás la menos agradecida de la ruta por la presencia del asfalto, aunque las vistas son también muy buenas. Destaca la vista de las paredes de la vertiente sur del Cilla del Sit.

Paredes de la veriente sur del Cilla del Sit

Según avanzo la verdad es que no mola mucho ver como va bajando el altímetro, pues todo lo que se baje luego hay que subirlo, pero por fin llego al punto en el que hay que salirse de la pista asfaltada por la derecha y empezar a subir por el fondo de un barranco. Lo cierto es que realmente me he colado, ya que el camino sale de la pista asfaltada unos pocos metros más adelante de donde me he salido, pero mejor porque el subir por el fondo del barranco es más entretenido y bonito y un poco más arriba se alcanza el camino, ya que éste cruza el fondo del barranco pasando de la izquierda a la derecha. Al cabo del rato ya se aprecia la parte más bonita del barranco, conocida como Pas del Gos.

Toca remontar un bonito barranco. Zona conocida como Pas del Gos.

El camino llega a una zona encajonada muy bonita, por el lado derecho del barranco, llegando a un punto en que la verticalidad nos rodea. Entonces el camino cruza al lado izquierdo del barranco y empieza a subir una muy fuerte pendiente, pero que se sube bien ya que vas haciendo "zetas" rebotando en una anchura de poco más de 20 metros.

En las "zetas", mirando atrás

Una vez superada esta fuerte pendiente, se llega a la parte alta y la pendiente se suaviza, con un recorrido agradable y con árboles que en un rato nos lleva al punto donde al principio de la ruta accedimos al cordal.

Una vez llegado al punto en cuestión, ahora lo que toca es seguir el cordal pero esta vez en dirección contraria. Empieza por el camino de más fuerte pendiente de los dos que se ven en esa dirección; el que va más por el cordal.

Sin grandes pendientes en general, aunque con tendencia de subida, se va recorriendo el cordal por esta parte, que tiene menos árboles que la otra. Esto, unido al recorrido ya hecho y que el calor empieza a hacer de las suyas, hace que este tramo se me haga un pelín más largo de lo que tenía en mente.
 
Vista atrás de esta parte del cordal, donde se aprecia claramente el camino

Al final llegas a la visión del fuerte cuestón que hay para acceder a cima por este lado. La primera impresión de este cuestón es un tanto intimidatoria y da la impresión de que vas a tener que subir ayudándote mucho de las manos. A esta impresión ayuda la visión de los precipicios y paredes de la cara norte. No obstante, cuando te metes en faena, aunque es tremendamente empinado se sube mejor de lo que parece y el uso de las manos es muy esporádico y como ayuda.

Llamativo cuestón final para llegar a la cima de Cilla del Sit. La primera impresión es que van a hacer falta las manos de forma intensiva, pero al final no se llega a tanto

Ventilado el cuestón en cuestión, se llega a la cima, que es como un gigantesco hito desparramado (¿acaso la gente sube con piedras en la mochila para depositarlas aquí?). No faltan mis momentos de relax y fotográficos. Solo os pongo la foto de la cumbre, para no aburriros con las vistas del Maigmó, Depeñador, Petrer, la costa y las demás sierras de los alrededores; os podéis imaginar que las vistas son magníficas ya que al igual que el Cid, esta cima se encuentra en un sitio bastante privilegiado en este sentido.

Cima de Cilla del Sit

A la bajada, burro de mí, por despiste y precipitación al ver que se me estaba yendo un poco la hora, cojo un senderillo que baja por la vertiente norte en lugar del que sigue por el cordal que parece una autopista comparado con el otro. El sendero por el que bajo se difumina y según bajo se va haciendo tremendamente vertical con una pinta no muy buena, así que dándome cuenta del error me toca volver a subir al cordal. Más adelante comprobaría visualmente que por este senderillo, aunque con muchísimo cuidado, se podría haber bajado hasta la pista por la que subí al principio de la ruta. Una vez llego al cordal no hay duda que éste es el sendero bueno, tremendamente marcado y cómodo.

El sendero correcto parece una autopista comparado con el que por error había cogido inicialmente

El sendero poco a poco coge pendiente hacia abajo. Hay que ir siguiendo el cordal y no despistarse con un desvío que sale a la izquierda, sino que un poco más adelante, cuando ya se va acabando el cordal, el sendero pega un quiebro hacia la derecha para bajar bruscamente por la ladera norte. En la siguiente foto se aprecia este último punto.

El sendero pasa a la empinada ladera norte

Este inicio de bajada tras el quiebro, si no fuera por la vegetación, podría hacer recordar algunas empinadas canales de Picos de Europa. El sendero baja vertiginosamente entre sombras y árboles haciendo "zetas", algunas de las cuales se pueden recortar si uno asume el riesgo de resbalón, pero yo creo que en general no compensa ya que el tiempo que ahorras en recorrido lo pierdes al tener que bajar con cuidado más despacio, y encima el riesgo de resbalón es alto. Este sendero es muy agradable y encima el ir mayoritariamente en sombra se agradece ya a estas horas de la mañana.

Bajando por el sendero de la ladera norte

El sendero va perdiendo algo de pendiente y las "zetas" van convirtiéndose en un tramo más o menos recto en dirección al punto de partida. Por abajo se ve la pista por la que partí esta mañana que discurre paralela al sendero pero bastante más abajo, aunque poco a poco nos vamos aproximando a ella, hasta que al llegar al punto de partida se acaban juntando. Solo queda coger el coche, volver a Petrer (esta vez sin Tomtom) y de ahí a casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario