lunes, 9 de diciembre de 2013

Peñón de Ifach. Vía "Diedro UBSA" (250m, 8 largos, V+)

Peñón de Ifach. Vía "Diedro UBSA" (250m, 8 largos, V+)
Año 2013. Participantes: Fran y yo

Por fin llegaba el ansiado día de acometer el Diedro Ubsa, vía a la que le tenía muchas ganas pues tenía pinta de espectacular, y la verdad es que no me ha defraudado.

Se dice que de las vías del Peñón de Ifach es la difícil de las fáciles o la fácil de las difíciles. El grado máximo es V+, y el grado mínimo... casi que también...

Se trata de una vía muy física que recuerda las vías de deportiva de Patones, pero encadenando un largo tras otro y con un ambiente bestial. Simplemente espectacular.

Tenía el recuerdo de la enormemente resbaladiza vía "Valencianos", pero afortunadamente el agarre de la roca en esta vía no tiene nada que ver, siendo infinitamente mejor.


Empezamos (pincha sobre las fotos para verlas a mayor tamaño):

Datos:
Longitud de la vía: 250 m.  Nº largos: 8.     Dificultad máxima: V+
Características: Vía muy mantenida y muy física. Abundan los desplomes, pero los agarres, aunque sobados, no suelen ser malos.
Material: El normal: juego de fisureros, juego de friends, exprés y demás. Usaremos las exprés y poco más, pero en algún momento puede venir bien poner algún seguro entre chapa y chapa.
Equipamiento: Reuniones equipadas y largos equipados con chapas y clavos, aunque en algún que otro punto es conveniente colocar algún friend o fisurero intermedio.
Pasos clave: Es una vía muy mantenida, pero podrían destacarse los inicios de los largos 2 y 5. No obstante hay más pasos que tampoco tienen desperdicio.
Posibilidades de escape: Las reuniones están equipadas, así que en caso de emergencia se puede rapelar desde ellas, pero pasado el rápel pendulado el descenso se complica bastante y probablemente habría que rapelar buscando las reuniones de otras vías más al oeste.
Tiempo de escalada: unas 5 horas a las que podríamos añadir media hora más de las trepadas inicial y final.
Tiempos de aproximación desde el coche y regreso: La aproximación a pie de vía se hace en unos 30 minutos más o menos desde el párking del parque natural, incluyendo el recorrido del paseo marítimo y la subida a pie de vía por el sedero. El descenso desde la cumbre puede llevarte unos 35 minutos, dependiendo también de la agilidad de cada uno por estas piedras resbaladizas y del tránsito de gente que se pueda uno encontrar, pues se baja por la ruta de acceso "turística" a la cima del Peñón.
Cimas: Peñón de Ifach (332m).

Croquis: 
  

 

Fecha:  23 de noviembre de 2013


Aproximación

Habíamos llegado en coche el día anterior a Calpe desde Madrid. Quisimos instalarnos en la zona del parque natural, ya que en la zona de acampada en la que habíamos estado otras veces hace un poco más de fresquito, y en estas fechas se nota, y además evitamos la posibilidad de que nos invada un "botellón" como otras veces.

Tras llegar al párking del parque natural, estuvimos inspeccionando donde acoplarnos hasta que encontramos un sitio de lujo y bien resguardado del aire que hacía. Cenamos y pronto nos pusimos a dormir.

Estupendo alojamiento

La noche la pasamos bastante bien allí, aunque el viento (que algo se nos colaba) fue un pelín molesto y el jaleo de las gaviotas nos desveló cuando estaba empezando a salir la luz.
 
Tranquilamente nos arreglamos, desayunamos y preparamos. Cuando estamos listos empezamos a caminar por las calles de Calpe hacia el paseo marítimo, y recorrerlo hasta que muere en el mar. En el paseo marítimo hemos podido contemplar toda la vía. Es muy temprano y se encuentra toda en sombra, pero eso va a durar poco y a pesar de las fechas que son hasta vamos a pasar calor en camiseta de manga corta.
 
Vista de toda la vía desde el paseo marítimo

Tras llegar al final del paseo marítimo empezamos a subir por el empinado sendero hasta casi el final. En el final es donde empieza la vía "Valencianos", pero nos situamos escasos metros antes, para empezar la trepada inicial del Diedro UBSA.


Desarrollo de la escalada

La vía tiene ocho largos incluyendo el pseudo-largo del rápel pendulado, que no es propiamente de escalada pero sí tiene su trabajillo y su cosa. Hemos acordado que me toque a mí el largo del rápel pendulado que es el sexto, así que quedan asignados los largos impares para Fran y los largos pares para mí. El hecho de que me toque el largo del rápel pendulado ya había pensado que supone que Fran se va a llevar las espectaculares fotos tìpicas de la vía en pleno rápel, pero no me importa en absoluto e incluso me parece perfecto porque otras veces me ha hecho él muy buenas fotos.


Trepada inicial (III)

Muchas cordadas hacen la trepada inicial ya montando un largo, pero no es necesario. Se trata de un III que puede tener una caída tonta, pues es bastante vertical y coge altura, pero teniendo un poco de cuidado se trepa sin demasiados problemas.

Una vez llegamos a la reunión "cero", ésta tiene argollas así que nos aseguramos a ellas (para ello llevaremos puesto el arnés desde antes de iniciar la trepada) y preparamos todo en esta repisilla, que sin embargo cuenta con espacio suficiente para todos los preparativos iniciales.
 

Largo 1 (V+): A tope sin "calentamiento" ni compasión

Comienza Fran el primer largo. Se inicia con una travesía hacia la derecha en busca del diedro. Esta travesía no tiene gran dificultad, pero enseguida te plantas en el diedro y empieza la fiesta.

La dificultad en el diedro sube muy rápidamente y enseguida estás en pasos desplomados y que te escupen hacia afuera, con unas fuertes sensaciones de vértigo. Realmente este inicio tan explosivo te pilla un tanto descolocado y muy de improviso. Afortunadamente la textura de la roca es mucho mejor de lo que me esperaba, ya que tenía miedo en este aspecto después de ver lo resbaladiza que fue la vía "Valencianos".

El largo, sin embargo no se hace muy mal, pues hay agarres, que se notan muy sobados, pero que en general son buenos o al menos no son muy malos. Hay que buscarlos, jugar con las posturas, pero mejores o peores siempre se encuentran agarres. Se trata más de una escalada física que excesivamente técnica, con un cierto carácter deportivo.

Fran remonta el largo sin problemas y a continuación subo yo, también sin problemas, si obviamos lo que nos sorprende lo explosivo de la escalada desde su primer largo y el esfuerzo físico que nos obliga a realizar.

Remontando en el primer largo se me nota en la cara que estoy apretando...
...pero cuando me doy cuenta que Fran me está fotografiando intento mejorar la cara. Ya se aprecia lo vertical que es la vía.
Desde la primera reunión ya tenemos magníficas vistas


Largo 2 (V+): Paso inicial muy delicado y luego más fácil

Este largo me toca a mí de primero. El inicio se ve cañero. Hay un parabolt muy cerca, pero el siguiente aleja mucho y no se ven otras posibilidades fáciles de protección. Ataco y enseguida meto la exprés en la primera chapa. Cuando voy hacia la segunda chapa el paso es muy delicado. Los agarres son muy romos. A pesar de ello voy progresando hasta un agarre que parece mejor, con la esperanza de que ahí se acabe la dificultad del paso... pero resulta tan romo como los otros. No puedo mantenerme mucho ahí y pensar, los brazos se van petando rápido, así que tras tantear agarres y posturas tengo que bajarme a refrescar brazos. Lo intento un par de veces más... realmente sé que con un pelín de confianza lo supero, pero por la cabeza se me pasan varias cosas: he leído en varias reseñas de gente que se ha caído en dicho paso, los tanteos en busca de agarres han sido desmoralizadores y minadores de confianza, y el colmo es que la caída es muy mala, pues el primer parabolt está muy bajo y golpearía contra la repisilla desde donde ataco; para colmo Fran me lo recuerda con un «ten cuidado, que la caída es muy mala». Esto me hace pensar en la solución cómoda... y se me acaba escapando un «¿Quieres intentarlo tú, Fran?».

En la reunión 1

Maldita la hora en que he dicho eso... Fran me pide que le portee (me ponga debajo para pararle si se cae) y me demuestra que con un pelín de confianza se saca bien el paso y que el agarre romo más alto que había cogido mejora cogiéndolo un poco más arriba, en una maniobra de agarrarse de la parte roma para rápidamente impulsarse y cogerse de un poco más arriba. Ya sin problemas chapa el segundo parabolt y pasa la cuerda: el paso delicado está superado. Apoya el culo en el saliente que hay a la izquierda para recuperarse un pelín y ya lógicamente continúa el largo, que baja en dificultad tras este paso inicial.

Cuando me toca a mí, me tiro de los pelos, ya que saco el paso en libre y a la primera sin ningún problema. Este asuntillo me toca un poco la moral ya que no debería haberme dejado seducir tan fácilmente por la idea de que lo resuelva mi compañero y menos en un V+. No paro de darle vueltas a la idea de que en este caso he leído demasiado y me he dejado influenciar por las experiencias y opiniones de desconocidos en internet que no siempre son el mejor reflejo de la realidad. También me doy cuenta que, si bien el paso tenía una mala caída, la solución era que Fran me porteara protegiéndome ante esa mala caída, como he hecho yo con él... pero en ese momento no se me ocurrió.

La continuación del largo baja notablemente de dificultad con respecto a este paso inicial y lo remonto rápidamente hasta la comodísima reunión 2, situada un metrillo más arriba de una amplia terraza.

Llegando a la reunión 2



Largo 3 (V+): Gimnasio a tope

Pensamos a ver qué hacemos con nuestra distribución de largos después del pequeño desajuste del largo anterior, pero enseguida decidimos continuar con la distribución de largos como la teníamos fijada inicialmente, para que me siga tocando a mí el rápel.

Le toca a Fran de primero, por tanto.

El inicio tiene dos posibilidades: el fondo del diedro y una gran grieta que hay a la izquierda. La más lógica es iniciar el largo por la gran grieta de la izquierda para luego pasarse al fondo del diedro. Así hace Fran pero se complica un poco al subir demasiado por la gran grieta antes de pasarse en pequeña travesía al fondo del diedro; pero en resumidas cuentas lo acaba resolviendo sin problemas.

Inicio del largo por la gran grieta de la izquierda

Una vez que coge el fondo del diedro, ya todo el largo sigue por ahí.

Enseguida se coge el fondo del diedro

El largo es muy físico y con tramos desplomados, pero no resulta excesivamente problemático porque afortunadamente los agarres no son excesivamente malos y aunque muchas veces llevas el cuerpo vencido hacia el vacío tampoco tienes la sensación de que vayas muy en precario y a puntito de caerte.

Largo muy físico. Parece escalada deportiva

Resulta de gran ayuda guiarse por las manchas de magnesio para ir buscando los agarres y no conviene ir parándose mucho a pensarse el siguiente movimiento si no quieres petarte los brazos. Probablemente es el largo más físico de toda la vía. Fran encuentra la definición perfecta cuando dice: «esto me recuerda muchísimo a Patones». Cuando dice eso no puedo pensar y contestar otra cosa que: «has dado totalmente en el clavo con la definición, tanto de casi toda la vía, como especialmente de este largo», pues recuerda mucho a las vías de deportiva de esa escuela de escalada.

Miro para abajo y veo una cordada casi pisándonos los talones que resultarían un chico y una chica belga. Más abajo veo otra cordada en la vía. ¡Menos mal que hemos venido pronto!, pienso. El belga va como una moto; se le ve un maquinón, no por su aspecto físico sino por la soltura con la que escala.

Cuando llega Fran a la reunión me toca mi turno y compruebo lo físico que es el largo, lo que me obliga a pequeñas paradas de unos segundos para bajar las pulsaciones del corazón. Las sensaciones y el ambiente son indescriptibles y desde luego tanto a Fran como a mí nos resulta un largo a la vez tan sufrido como disfrutón.

Mirando hacia arriba desde dentro del diedro el panorama es sobrecogedor, con tramos desplomados

No obstante aquí ya empieza a apretar el solazo y el calor. ¡Quién lo diría en estas fechas! Yo llevo una camiseta ligera y encima la camiseta térmica. Esto unido a lo exigente físicamente que resulta este largo me hace ir con una ligera sensación de mareo del conjunto esfuerzo-solanera-calor; una sensación no demasiado agradable en estas circunstancias.

Llego a la reunión junto a Fran, y lo primero que hago es quitarme la mochila, quitarme la camiseta térmica y meterla en la mochila. Picamos algo rápido y bebemos agua. Esto nos reconforta bastante, pero no queremos entretenernos demasiado por el tema de las cordadas que van por detrás.

Estamos en la reunión 3


Largo 4 (V): Chimenea con final "X"

Me toca de primero. El largo se inicia con un corto pero delicado tramo de placa de V. Parece un pelín más factible por la derecha y de hecho se ve una chapa y un cordino un poco más arriba por este lado, así que tiro por ahí. 

Cuando estoy cerca del cordino veo que hay un parabolt a mi altura pero muy a la izquierda, ya metiéndose en la chimenea, así que pienso que lo mejor es olvidarse del cordino que veo un poco más arriba de donde estoy y tirar en travesía hacia la izquierda. No sé si me he colado y tenía que haber tirado desde el principio más a la izquierda ni realmente por dónde debería haber pasado. El caso es que la travesía me exige un paso que se las trae, así que por precaución coloco un fisurero justo antes de iniciar la travesía por si las moscas. Con equilibrio y confianza paso la travesía como si me moviera en cámara lenta (solo faltan los redobles de tambor), llevo la exprés preparada entre los dientes por si luego me resulta complicado cogerla,... y consigo llegar al parabolt y asegurar: prueba superada.

Superada la placa inicial y la mini travesía, voy a meterme en la amplia chimenea

Una vez en la chimenea la cosa se vuelve más fácil, IV+ según las reseñas, y progreso rápidamente. De vez en cuando hay una chapa, por lo que entre una cosa y otra se va ligero. Arriba se ve un bloque encajonado en todo lo alto que es donde está la reunión; me pregunto cómo narices se subirá hasta ahí arriba, pero no me obsesiono y pienso que ya lo iré viendo cuando llegue.

Llega un momento en que de frente se ve superchungo... pero lo que veo tras un giro de cabeza a la izquierda me alivia: por ese lado se puede subir bastante más fácil.

Remonto hasta estar justo debajo del bloque encajonado, aunque éste está por lo menos unos 5 metros por encima mío. Me vuelvo a preguntar cómo narices se sube ahí arriba... pero no tardo mucho en darme cuenta que hay que cruzar por debajo y escalar en "X" por dentro de la chimenea, es decir con la pie y mano derecha en la pared de la derecha y con el pie y mano izquierda en la pared de la izquierda. Al final resulta relativamente fácil y tremendamente divertido subir así hasta la reunión.

Visión de la chimenea, yo en la reunión y el "tendedero" de cuerdas.
Zoom donde se me ve en la reunión encima del bloque encajonado.
Foto desde la reunión 4. Se aprecia la verticalidad de la vía

Mientras tanto, el belga llega a la reunión. Nos enteramos que son belgas y que el hombre ya ha hecho aquí la vía "Costa Blanca", bastante más durilla y cotada de 6c/7a, así que ésta no le tiene que dar ningún problema. Fran le ofrece que nos adelanten, ya que no le gusta que nos achuchen, pero rechazan el ofrecimiento. La verdad es que el tío, que va haciendo todos los largos de primero, va sobrado y se le ve, pero la chica las está pasando verdaderamente putas. Luego también me daría cuenta por algunos detalles, que el chico no tiene mucha idea de la vía, tiene un croquis guarrindongo y realmente le viene bien que nosotros vayamos delante, ya que le estamos sirviendo de guías, por lo que va encantado detrás nuestro.

Comienza a subir Fran, que remonta rápidamente la chimenea hasta llegar debajo del bloque.
 
Fran remontando el largo, antes de meterse en la amplia chimenea

Para subir al bloque no le coge el tranquillo tan fácil como se lo he cogido yo para subir en "X", pero finalmente tampoco resulta un obstáculo excesivamente difícil para Fran, y nos juntamos en la reunión.
 

Largo 5 (V+): Inicio cañero y canal que conduce al "Cine de Verano"

Le toca a Fran de primero. El inicio se ve supercañero, ligeramente desplomado y sin apreciarse buenos agarres. Parece que el inicio la gente lo hace por la izquierda de la reunión, se ve sobadillo, pero Fran cree que es mejor atacar por el lado derecho. No sé que ha visto Fran por el lado derecho, pues se ve muy cañero, pero después de verlo luego al hacerlo yo creo que acierta.

Me pide que me ponga debajo a "portearle", pues el inicio es cañero y la caída es sobre el bloque empotrado en el que estamos en la reunión. Le cuesta un pelín, no es fácil, pero sube para arriba.

Fran, en el inicio del largo 5

Hay dos parabolts más o menos en dirección vertical. Fran consigue chapar los dos. Desde el segundo parabolt hay que ir en travesía a la derecha en busca de una canal por donde se sube hacia la cueva. Así se lo indico a Fran, que va haciendo la travesía, con algún pasito en el que hay que tener cuidado.

Una vez en la canal el largo es algo más fácil y progresa más o menos rápido hasta la cueva, a la que llega por la derecha y en fácil travesía llega a la reunión, situada en la pared izquierda de la cueva.

Mientras tanto, está llegando el belga a la reunión donde estoy yo, pero cuando me ve arriba del bloque empotrado me pregunta extrañado cómo narices se sube hasta ahí... parece la pregunta del día. Finalmente llega hasta donde estoy yo. Las cordadas que iban detrás ya se han quedado atrás.

Me toca, y ataco por el mismo sitio que Fran: por la derecha de la reunión. Es un inicio explosivo y no muy claro, con agarres algo romos y sobados que requieren algo de fe, pero con la ayuda de las pistas en forma de manchas de magnesio que me ha dejado y con la confianza reforzada voy tirando de brazos como puedo. El belga me ve resoplando mientras tiro de brazos y me da palabras de ánimo. Bajo mi punto de vista este arranque inicial puede ser lo más duro y comprometido de la vía.

Superado el duro arranque inicial, en unos movimientos más alcanzo el segundo parabolt, y comienzo la travesía, que me parece un paseillo después de ese arranque.

Cuando alcanzo la canal la cosa se ve más fácil. Voy progresando por ella. Llega un momento en que se abre una alternativa por la izquierda más fácil y otra por la derecha más cañera... y veo que Fran ha guiado la cuerda con un friend por la alternativa cañera de la derecha, que va con un buen desplome: me pregunto ¿por qué narices habrá escogido Fran la alternativa más cañera?... No tengo más remedio que ir por ella ya que Fran ha guiado la cuerda por ahí.

Tras superar esta parte, sobresalgo y veo a Fran a la izquierda en la reunión... pero la cuerda sorprendentemente sigue todavía hacia arriba hacia un seguro que ha colocado Fran, en lugar de ir ya en fácil travesía hacia la reunión... Total que me toca subir un poco más a soltar la cuerda y recuperar el friend.

Asomando por la canal del largo 5.

Cuando llego a la reunión y antes de que yo pudiera decir nada, Fran, entre risillas, me pregunta que si me había gustado el largo y me confiesa que había subido por las "alternativas cañeras" porque, como dice él, había que darle un poco de emoción, y además no quería que yo subiera por lo fácil. Así que ha ido guiando la cuerda para obligarme a ir por los puntos que él ha pasado... y «darle emoción».

Fran me va obligando a ir recogiendo los seguros que «estratégicamente» ha puesto. ¡Vaya un sitio para ponerse a jugar!

La reunión 5 constituye un espléndido mirador. Las vistas son increíbles. Esta reunión, o cueva, fue bautizada en la apertura de la vía como "Cine de Verano", ya que sus aperturistas tuvieron que hacer vivac aquí y comentan que el espectáculo era increíble con las luces del puerto.

Vista del helipuerto y del paseo marítimo desde el «Cine de Verano»
Vistas a la derecha
Vista del hombro donde está la reunión 5 de la vía "Los Valencianos"


Largo 6 (s/c): Rápel pendulado

Me toca encargarme de este "largo", tal y como estaba previsto. Lo primero es localizar la instalación de rápel. He leído que está ya por fuera de la cueva... ¡y tanto que fuera!... hay que sacar el cuerpo al vacío, con un patiazo increíble, para verla. Está un poco más alta que la reunión, lo cual es un pelín incordio para preparar el rápel, pero luego viene bien para lanzarse más cómodamente al vacío.

Para hacer el rápel lo más limpio posible y evitar problemas de enredos, hemos decidido desatarnos completamente, usar una cuerda para el rápel y la otra guardarla y llevarla cargada hasta la siguiente reunión donde la volveremos a sacar. Mientras yo voy preparando el rápel, Fran va recogiendo la otra cuerda.

Una vez listo, coloco mi nuevo descensor, el Alpine Up, en modo autobloqueo, con idea de bajar cómodamente. Hay que pendulear hacia la izquierda de la pared. Mi idea es dirigirme únicamente con los pies ya que las manos la voy a tener ocupadas para hacer descender el autobloqueo... Pero me resulta algo más complicado de lo previsto: el rápel es cortito, unos 10 metros, y la cuerda cae libremente sin ningún roce en la pared, por lo que cualquier intento de pendulear es contrarrestado enérgicamente por la fuerza del péndulo; eso unido a que hasta ahora he estado acostumbrado a rapelar con una mano libre con la que puedo ir cogiéndome de la pared y guiándome hace que el rápel no me resulte del todo cómodo y me cueste dirigirme por él.

Iniciando este aéreo rápel

Intento pendulear hacia la repisa, pero no resulta fácil y me escupe de tal forma que da la sensación de que voy a salir catapultado hacia el mar. Finalmente me cojo como puedo a la roca y me apalanco para en una maniobra tan rápida como arriesgada, soltar completamente el descensor de mi arnés y volverlo a colocar pero sin el autobloqueo; todo en este panorama con un tremendo patiazo. En el siguiente vídeo se aprecian mis dificultades con el penduleo.


Ya en modo dinámico sin autobloqueo la cosa cambia y puedo usar la mano izquierda para ir agarrándome a la roca y así dirigir el rápel mientras simultáneamente suelto cuerda con la mano derecha. Hay una primera reunión correspondiente a la vía "Costa Blanca", que aprovecho para poner una exprés y dirigir la cuerda; la reunión de nuestra vía está pocos metros después.

Las argollas de la reunión están muy altas, así que me anclo con un alargamiento del cabo de anclaje y dejo libre el rápel para que pueda rapelar Fran, mientras yo voy preparando la reunión; no obstante en ningún momento suelto las cuerdas del rápel, como medida de seguridad y para ayudar a Fran en su penduleo.

Fran rapelando, con el mar de fondo

El que vaya de segundo aquí sabe que se lleva unas bonitas fotos de recuerdo


Largo 7 (V/V+): Travesía + diedro físico

Le toca a Fran de primero. El largo tiene dos mitades. La primera es una travesía horizontal a la izquierda de unos cuantos metros hasta alcanzar el diedro de subida, que constituye la segunda mitad.

Fran se mete en la travesía. No es ningún paseo y como, según dice, confía más en sus brazos que en sus pies, la hace más abajo de lo que corresponde, usando como agarres de las manos los resaltes que debería usar para los pies. De momento no me doy cuenta de ello.

Fran en la travesía
En el final de la travesía

Fran llega al final de la travesía y acomete el diedro. Ya me va avisando que también es de los que van petando los brazos y que no hay que entretenerse demasiado en cada paso.

Llega al pequeño bosque de palmitos, donde finaliza el diedro. Desde ahí no ve la reunión. Le indico que tiene que estar detrás del bosquecillo. Solo puede progresar por una placa por la izquierda del bosque de palmitos, así que va por ahí y nada más empezar localiza la reunión un pelín más adelante.

Foto desde la reunión 7, tras el bosquecillo de palmitos. Yo estoy abajo, de rojo, en la reunión 6

Fran monta reunión y yo inicio la travesía, fácil en su inicio. Me sorprende encontrarme un friend a la altura de los pies; luego me lo explicaría Fran que era por que él había hecho la travesía más abajo, usando de agarres para las manos lo que deberían ser los apoyos para los pies. Yo voy a la "altura" correcta ya que hay manchas de magnesio que lo delatan.

La travesía va aumentando progresivamente su dificultad. Llega un momento en el que hay que hacer un cambio de manos en un agujero bidedo manteniendo el equilibrio, que me recuerda a los entrenamientos en el rocódromo. La travesía finaliza con un paso bastante delicado.

La continuación por el diedro es muy físico, pero los agarres no son muy malos. Se va más bien por la pared de la derecha, y como en otros sitios, las manchas de magnesio dan pistas de dónde están los agarres.

Mirando a mi espalda el espectáculo paisajístico es magnífico. En un momento dado veo a la cordada belga haciendo el rápel. Tienen una bonita foto que no puedo resistirme a hacer.

La cordada belga que va tras nuestro en una bonita estampa en el rápel

A partir de aquí ya perderíamos de vista a la cordada belga, que se queda atrás. Luego ya les veríamos a la hora de bajar del peñón. De las cordadas que iban tras la belga hace ya tiempo que les perdimos de vista, y eso que desde la reunión 7 hay visión directa hasta la reunión 4 (los largos por debajo de la reunión 4 quedan tapados por el gendarme que forma la chimenea del largo 4).


Vista con zoom desde la reunión 7 de la cordada belga en la reunión 6. Abajo se ve el bloque empotrado de la reunión 4

Finaliza el diedro en el bosquecillo de palmitos, donde hay que esquivarlos, que estorban lo suyo, por una placa por la izquierda, donde en unos pocos pasos estás en la reunión.


Este largo en muchos croquis viene cotado de V+, pero yo no lo tengo tan claro, pues no me pareció excesivamente exigente. El diedro es totalmente vertical y muy físico, pero no tiene malos agarres. Si acaso el tramo final de la travesía es el que tiene más tela y quizás ahí sí pueda llegar a ser V+.


Largo 8 (V/V+): Desplome con techillo final y salida al final de la vía

Me toca de primero. Apenas rozo la reunión, ya que me he anclado en un seguro de al lado y Fran rápidamente me ha pasado el material. Enseguida estoy listo para seguir.

A punto de iniciar el largo 8

El inicio son unos metrillos más de fácil placa hasta que me sitúo debajo de un diedro que desploma y finaliza en un techillo. Me quedo al pie estudiando la situación. La pinta es totalmente intimidatoria: porque ya he leído que se puede subir por ahí, porque sino en la vida se me hubiera ocurrido...

Desplome + techillo muy intimidatorio. Porque he leído que se puede subir, que si no...
Estudiando la situación

Veo que hay una chapa a mitad de desplome. Confío en que haya otra saliendo del techillo, o por lo menos que haya posibilidades de asegurar, pero desde aquí no lo veo. Empiezo los primeros pasos, pero antes de meterme en más berenjenales me preparo una exprés y la llevo en la boca para chapar rápidamente si la situación es mala.

Me preparo la exprés para chapar, por si luego está más complicado

Al final se progresa más fácilmente de lo que aparenta y no tengo excesivos problemas para chapar. Veo también que hay otra chapa prácticamente en el filo del techillo; la verdad es que la ubicación es perfecta para proteger un posible vuelo. Continúo hasta el techillo sin excesivos problemas. Allí en el lado derecho hay apoyos de pies donde permanecer sin excesivos problemas. Desde ahí me pego una buena estirada hacia la izquierda hasta alcanzar a meter la exprés en la chapa. Hay que estirarse mucho venciendo totalmente el cuerpo hacia el vacío, pues la chapa está bastante a la izquierda.

Una vez chapada la exprés, retorno al lado derecho y me encajono en una especie de hueco. Lo hago porque ahora viene la parte explosiva de remontar el techillo, y quiero estar fresco, así que con esta maniobra busco un poco de refresco.
 
Encajado en un hueco para refrescar energías antes del ataque al techillo

No obstante, apenas estoy unos segundos empotrado, porque tampoco quiero pensármelo mucho. Así que enseguida me lanzo. Por arriba está más vertical de lo que me esperaba, y algún agarre no es tan bueno como necesito, pero reacciono enseguida cogiendo otro. Al final no es que esté chupado, ni mucho menos, y hay que tirar de brazos, pero me resulta algo más fácil de lo que pensaba.

En pleno ataque del techillo

Este largo viene reseñado normalmente con cotación de V, pero a mi parecer el paso del techillo, aunque no es difícil, bien puede merecerse el V+, al menos comparativamente con otros pasos de la vía, y sin ir más lejos por ejemplo con el largo anterior. Es posible que al tratarse solo de un paso aislado no se haya querido cotar el largo de V+, pero yo creo que el grado de los largos los debe marcar su paso más comprometido, aunque sea muy puntual. Otra cosa es conocer lo mantenido del grado: ciertamente y a pesar de su apariencia, quitando el paso del techillo el resto de este largo para mí no pasa de IV+.

Una vez superado el techillo me asiento bien y me doy la vuelta para que Fran me haga una foto, sin saber que previamente me ha hecho un buen reportaje fotográfico de lo que llevo de largo: ¡gracias Fran!
 
Posando para la foto, tras superar el techillo

Tras el techillo siguen unos cinco metros bastante verticales, yo que ya casi me esperaba el final de la vía, pero no resultan nada difíciles.

Llego al colladito, donde me recibe un viento fresco que de primeras sienta muy bien tras la calorina que hemos sufrido. Ahora tengo que localizar la reunión, que es común con la vía "Valencianos" que ya hice, pero el hecho de llegar por otro lado me despista un pelín... o más bien, que donde calculaba que tenía que estar, según recuerdo, no veo nada. No obstante es un efecto de que desde donde estoy no veo las argollas, pero en cuanto empiezo a subir los escasos tres o cuatro metros que me separan enseguida la veo.

Monto reunión y Fran empieza a subir. Es una pena que desde la reunión no se vea nada del largo. No puedo ver cómo acomete Fran el techillo, pero pronto le veo asomar acabando los cinco metrillos que hay a continuación del techillo.

Fran, asomando ya cerca de la reunión. El patio es impresionante

Según me ve, Fran no puede reprimir gesticular la alegría de estar completando los últimos metros de esta magnífica vía.

Fran dando muestras de júbilo

Antes de subir a la reunión se dedica a hacer un poco el cabra y disfrutar el momento. Una vez desfogado alcanza la reunión y se reúne conmigo.

Trepada final (III)

Ya solo queda  una trepada final de unos 40 metros de grado III. La vez que hicimos la vía "Valencianos" José y yo hicimos esta trepada encordados, lo cual fue un auténtico coñazo pues se nos enganchaba muchísimo la cuerda por la vegetación. Como recuerdo eso y que además no era nada difícil le propongo a Fran recoger las cosas en la reunión y trepar ya con todo recogido, que lo que queda ya es fácil.

Fran no se lo piensa y según tenía recogidas las cuerdas de asegurarle en el largo anterior, se las echa al cuello para empezar a trepar mientras yo voy recogiendo la reunión y todo lo demás.

La otra vez además José y yo fuimos, equivocadamente, por zonas de más vegetación, así que esta vez que tengo todo más claro le indico que suba más hacia la izquierda de por donde subí la otra vez; esta vez sí que acierto y nos econtramos una canal bastante limpia de vegetación y con señales de que la gente trepa por ahí. Fran me llevaba unos metrillos de delantera, ya que yo me había quedando recogiendo la reunión, pero veo que pronto se para: pregunto por qué se para a esperarme y me dice que es que ya es la arista. La trepada se me ha hecho cortísima, quizás porque la comparaba con la de la vez anterior.
 

Cima, descenso y finalización del día

Rápidamente nos plantamos en la cima, que queda a escasos 30 metros de donde alcanzas la arista. Algún gracioso ha pintado de rojo el vértice geodésico; creo recordar que alguien me comentó algo al respecto este verano. Nos hacemos la foto cimera; ¡que no falte!

Foto cimera

Nos damos un buen homenaje de frutos secos y cosas similares, con los habituales gatos de esta cima rondándonos para ver si consiguen algo. Nos queda escasa agua en las cantimploras; prácticamente la que hemos reservado para este momento, pero cuando bajemos esperamos rehidratarnos en la fuente de las instalaciones del parque natural.

Estos momentos de relax con la satisfacción de haber cumplido los objetivos son mágicos y los alargamos bastante. Pero llega un momento que ya hay que decidirse a bajar. Nos dedicamos a recoger todo, ya bien recogido y a prepararnos para despedirnos de la cima.

Comenzamos el descenso y al pasar por el punto donde se llega a la arista desde las vías nos encontramos a la cordada belga que están recogiendo cuerdas y demás. Si realmente acaban de llegar me extraña lo que han tardado al final, pues nosotros llevamos muchísimo tiempo pululando por la cima; no sé qué es lo que puede haberles retrasado tanto.

El descenso lo hacemos rápido. Como en otras ocasiones, en algún momento nos toca adelantar «por fuera de la trazada» si no queremos eternizarnos detrás de algunos turistas.

Cuando llegamos a las instalaciones del parque natural nos damos un buen atracón de agua. Sabe un poco rara, pero no le hacemos demasiados ascos.

Llegamos al coche y dejamos todo casi como está, ya que nos va a venir bien así para mañana. Como es pronto decidimos ir a tomar una cerveza... detrás de otra...

Cuando decidimos que ya vamos suficientemente achispados, volvemos a nuestro «redil» a cenar y a dormir pronto. Mañana nos espera otra interesantísima escalada en el vecino barranco del Mascarat: la "Llobet Bertomeu" (pincha para ver).



No hay comentarios:

Publicar un comentario