lunes, 2 de octubre de 2017

Mountain Bike: ¿Válvula Schrader o Presta? (y cómo cambiarse)

Mountain Bike: ¿Válvula Schrader o Presta? (y cómo cambiarse)

Habrá gente que tenga las ideas claras con respecto a los dos tipos más comunes de válvulas que circulan para las ruedas de nuestras bicicletas y tenga sus preferencias, pero hay mucha gente que no tiene tan claras las ventajas e inconvenientes de cada una. En este artículo trato de explicarlo, junto con la mejor forma de pasarse de una a otra.

Para el que no esté familiarizado lo primero es conocer estos dos tipos de válvulas:

  • La Schrader es la válvula gorda o de coche. Es la que usan los coches. Tiene un diámetro de 8 mm. En ellas el "pitorrillo" o vástago interior no sobresale por el exterior, quedándose más o menos al ras.
Válvula Schrader
  • La Presta es la válvula fina o francesa. Tiene un diámetro de 6 mm y se ve claramente más alta y estilizada que la Schrader. En éllas el vástago interior sobresale ampliamente y está provisto de una pequeña rosca exterior para apretarse.
Válvula Presta

Hay un tercer tipo de válvula, las Dunlop, que no he puesto junto a las otras dos porque es muchísimo menos abundante que las anteriores y, de hecho es incluso relativamente raro verlas por España. Al parecer están más extendidas por el norte de Europa. No obstante más adelante doy unas explicaciones sobre la misma.
 

Veamos ahora las diferencias entre una y otra a efectos prácticos, lo que nos permitirá también poder evaluar sus ventajas e inconvenientes.



Particularidades de cada tipo de válvula

La válvula schrader al ser la que usan los coches nos va a permitir hinchan fácilmente nuestra bicicleta en una estación de servicio. En el caso de la Presta esto no sería en principio posible, pero existen adaptadores de precio y tamaño muy reducido, como una tuerquecita, que permiten hacerlo sin problema. No obstante en este caso existe la ventaja a favor de la Schrader de la comodidad de no tener que necesitar nada adicional.
Adaptador para inflar una Presta con una bomba Schrader

El adaptador colocado en una válvula Presta

A efectos de bombas de inflado de bicicletas el tipo de válvula no es ningún problema, ya que la inmensa mayoría de ellas están preparadas para los dos tipos de válvula, muchas veces aunque no lo indique expresamente. En unos casos exite una pieza interior que se cambia en menos de un minuto y muy fácilmente de posición para cambiar al otro tipo de válvula y en otros la bomba está provista de dos orificios y tú la conectas al del tipo de válvula que le corresponda. Otras, como algunas de las de pie o las enchufables al mechero del coche normalmente traerán el adaptador correspondiente, quizás porque estén más pensadas para hinchar coches que bicis, pero en el peor de los casos comprando el pequeño adaptator, que tiene un precio realmente muy bajo, ya no hay problema.

La válvula Schrader se cierra y se sujeta cerrada por la propia presión del aire interior. En el caso de la Presta es igual, pero además la rosca de su vástago permite fijarla y dejarla cerrada más consistentemente. En la realidad esto se traduce en que la válvula Presta es capaz de mantener infinitamente mejor la presión interior del neumático, mientras que la Schrader va perdiendo paulatinamente presión. De esta forma, mientras que con la Schrader en una semana normalmente ya se puede notar una cierta pérdida de presión, con una Presta las semanas se pueden convertir en meses. También hay que decir no todas las válvulas del mismo tipo son de la misma calidad, pero estamos hablando de válvulas de calidad equivalente; aunque yo creo que cuanto más bajemos la calidad la diferencia es todavía más acusada.

El vástago que sobresale con su tuerca en las válvulas Presta es un punto débil, de forma que si uno es un poco manazas es posible cargarse el vástago, y consecuentemente la válvula, si no se pone un mínimo de cuidado. En este sentido son más robustas o menos susceptibles de romperse las válvula Presta.

Mientras que la válvula Presta siempre tiene una tuerca que sujeta fija la válvula a la llanta, las válvulas Schrader habitualmente carecen de esa tuerca y están más o menos sueltas. Ciertamente desconozco el motivo y no deja de resultarme curioso. En cualquier caso no tengo un fundamento claro que lo justifique y puede que no lo haya y sean manías mías, pero me da mejores sensaciones de resistencia y de que todo está perfectamente en su sitio en una válvula sujeta por la rosca. También tengo que decir que existen válvulas Schrader roscadas totalmente, y no solo la parte superior para el tapón, que permiten el ponerle la tuerca.

Una válvula Schrader con rosca completa y tuerca

Hay quien argumenta también que la válvula Schrader supone un agujero en la llanta de mayor diámetro y consecuentemente una mayor debilidad en ese punto de la llanta. No obstante, en mi opinión es algo que se supone que ya se ha tenido en cuenta en el diseño de la llanta, que se han empleado unos criterios de resistencia que deberá cumplir independientemente del tipo de válvula que aloje. Por ello, pienso que este argumento puede ser cierto pero carece de importancia y que la robustez de la llanta va a depender más de la calidad de la misma (criterios de resistencia, buen diseño, controles de calidad, etc) que de si es de un tipo de válvula u otro.

Por último, voy a hablar un poco de las Dunlop para también tener la informacion de las mismas. En términos prácticos es como una Presta (igual diámetro de rosca para inflado) pero algo más robusta, con rosca para deshinchar (para hinchar no hay que tocar la rosca, se deja apretada) y con el diámetro del cuerpo de una Schrader. La cabeza es desmontable, para meter el líquido sellante de las tubeless. Goza de las ventajas de mantener más o menos bien la presión, como la Presta pero no tiene el problema de frágilidad del vástago pues el sistema de válvula es distinto, como ahora explico.
 
Válvula Dunlop

Si os habéis preguntado alguna vez qué narices son esos tubitos que vienen a veces en las cajas de parches, son el repuesto de una pieza interna de esta válvula, ya que su funcionamiento es el que se muestra en esta imagen:

Funcionamiento de la válvula Dunlop. En azul el recorrido del aire y en rojo el tubito de las cajas de parches

El aire entra por arriba (ver la imagen) en el cuerpo metálico de la boquilla de la válvula, que tiene forma aproximada de probeta. En un lateral de su parte inferior está perforado, pero está sellado con el tubito que he mencionado antes y que en la imagen está representado en rojo. El tubito está ajustado para no permitir que se salga el aire, pero al meter aire el tubito se ahueca por la presión del aire y permite que entre. Cuando no hay presión de aire entrante el tubito sella el agujerito, también con ayuda de la presión de aire interna de la rueda.

Una válvula Dunlop desmontada, donde se puede apreciar el famoso tubito acoplado en la boquilla
En muchas cajas de parches incluyen el famoso tubito para respuesto de estas válvulas


Esta válvula mejora respecto a la Presta en cuanto al tema del vástago, pero sigue teniendo el problema de necesitar el adaptador para inflar en una estación de servicio. Por otra parte el famoso tubito seguramente tiene algunas posibilidades de romperse, razón por la cual incluyen repuestos en las cajas de parches, con el incordio de tener que sustituirlo si esto ocurre. Una duda que tengo es si el quitar presión a la rueda es tan fácil y cómodo como en las válvulas Schrader o Presta, ya que se haría aflojando la rosca de esta boquilla. De todas formas hay gente contenta con ellas y otros que a lo mejor no tanto... depende de gustos, circunstancias y de cómo les haya ido a unos y a otros.
 

¿Qué pasa en las tubeless?

Pues las ruedas tubeless tienen la particularidad que tienes que introducir el líquido sellante en el interior. Ese líquido se solidifica al salir al exterior, lo que es un problema tanto para una como para otro tipo de válvula, que pueden quedar selladas por ese líquido al intentar introducirlo por ellas. Por ello se han desarrollado unas válvulas Presta en las que es posible desmontar el trozo que lleva el vástago, para poder llenar la rueda con el líquido y luego volver a poner el trozo del vástago. Creo que con las Schrader también existen soluciones al respecto.

Válvula Presta desmontable para tubeless

No os puedo contar mucho más en el caso de este tipo de ruedas, ya que no tengo experiencia con ruedas tubeless puesto que nunca las he usado. En cualquier caso, la única particularidad en el caso de las tubeless con respecto a las ruedas con cámara es ese tema de llenado del líquido sellante. Habiendo válvulas de uno y otro tipo para neumáticos tubeless, es de suponer que este aspecto está más o menos estudiado y se trataría de evaluar si existen diferencias reseñables entre uno y otro tipo en este aspecto que hicieran decantar la balanza hacia algún lado.
 

En resumen...

Repasamos en plan telegráfico lo que considero más importante de una y otra válvula:

Las válvula Shrader tienen el inconveniente principal de que pierden presión con relativa facilidad. Por contra son más robustas (o menos susceptibles de romperse) y tienes más fácil hincharlas en una estación de servicio.

Las vávulas Presta son algo más delicadas o frágiles y necesitan un pequeño adaptador para hincharlas en una estación de servicio, pero mantienen la presión de las ruedas durante muchísimo más tiempo.

Cada uno tiene que ver sus prioridades y ver cuál de las dos le encaja más.

En mi caso, por ejemplo, nunca he roto el vástago de una válvula Presta (bueno de niño sí, pero de adulto ya no) con lo que su supuesta debilidad no es un problema para mí teniendo un poco de cuidado, y tampoco recurro nunca a hichar las ruedas a una estación de servicio. Sin embargo sí que valoro mucho que si cojo la bici de una semana a otra la mayoría de las veces la puedo coger y echar directamente a rodar sin tener que repasar las presiones. Supongo que con esas pistas ya sabéis por qué tipo de válvulas he apostado yo.

Sin embargo, hay otros casos muy distintos que valoran más la posibilidad de poder hinchar las ruedas fácilmente en cualquier sitio, o no tener que arriesgarse o tener un pelín de cuidado para no romper el vástago de la Presta, y sin embargo el tema de mantener mejor la presión les importe menos, ya sea por coger la bici con una perioricidad distinta o por que les guste revisar siempre la presión de las ruedas antes de salir o por lo que sea.

Por último, indicar que lo habitual es que las bicicletas de gamas altas suelen llevar generalmente válvula Presta, quizás por dar más importancia a llevar una presión correcta de los neumáticos, mientras que en las gamas bajas reina la válvula Schrader, quizás por ser más práctico y versátil cuando no se es muy exigente con el tema de la presión.

También se me olvidava apuntar que se puede considerar que no hay diferencia de precio entre una y otra válvula, así que el aspecto económico de la válvula en sí no influye.

¿Cómo pasar de uno a otro tipo?

Evidentemente la solución más limpia y fácil es cambiar de llanta y cámara por otras que sean del otro tipo de válvula. Pero la cuestión es si es posible pasar de una a otra de una forma muchísimo más económica, sin tener que comprarte llantas nuevas.

En el caso de pasar de Presta a Schrader el tema es más delicado, pues la única solución que conozco pasa por agrandar el agujero de la llanta para la válvula con un taladro y una broca de 8mm. Hay que ser un poco manitas para hacerlo bien, sin afectar demasiado a la llanta y sin dejar rebabas que puedan pinchar la cámara. Además tampoco te puedes asegurar del todo de que realmente no hayas afectado a la resistencia de la llanta. Por ello, es una solución que yo personalmente preferiría no hacer uso de ella. 

Sin embargo, para pasar de Schrader a Presta la solución es más fácil... pero ¡ojo! tampoco se puede pasar directamente y sin más la válvula Presta por el agujero de la Schrader aprovechando que es más grande, ya que ésta bailaría sin estar sujeta (por mucho que le aprietes la rosca de fijación) y corre el riesgo de ser "guillotinada" por la llanta. Por ello, es más que recomendable adaptar el agujero de la llanta al diámetro de la válvula, que además tampoco es tan complicado como vais a ver.
Adaptador, que es una rosca con el recrecido para acoplar en un agujero para Schrader. Lógicamente habría que colocar la rosca al revés, con el recrecido para abajo, para que acople en el agujero Schrader al atornillarla

Venden una especie de adaptadores, que no son más que la rosca de fijación de la válvula a la que se le ha añadido un pequeño recrecido con el diámetro de la válvula Schrader para que al apretar esta rosca este recrecido se acabe alojando en el hueco de la llanta para Schrader quedando todo perfectamente acoplado.

Pero por si fuera poco, existen cámaras con válvulas Presta cuyas roscas son ya directamente estos adaptadores, de tal forma que la rosca la pones con el recrecido para abajo si la vas a acoplar a un agujero Schrader, o con el recrecido para arriba para que no haga ningún efecto si el agujero de la llanta ya es para Presta y no necesitas hacer uso del adaptador. 

Esta cámara si se fija uno en la imagen de la caja tiene la rosca de la válvula con el recrecido por si hay que acoplarla en un agujero Schrader, en cuyo caso habría qe poner la rosca al revés que en la foto, con el recrecido hacia abajo. Particularmente yo he usado una cámara de estas mismas en la talla de 26 pulgadas para acoplar en una llanta de Schrader
Un zoom para intentar verlo mejor

No hay comentarios:

Publicar un comentario