domingo, 14 de enero de 2018

Arista Torreblanca-Tiro Tirso y Llambrión (IV+)

Arista Torreblanca-Tiro Tirso y Llambrión (IV+)
Año 2011. Participantes: José y yo.

Espectacular y excelente arista en el macizo central de Picos de Europa, sin ser técnicamente excesivamentge complicada, sin olvidar que tiene un par de largos de escalada de IV/IV+ y varios rápeles, si que quizas resulta algo comprometida. Muy vistosa y que produce una gran satisfacción recorrerla, dejando un gran sabor de boca tras terminarla.


Y digo que resulta comprometida porque por lo que vi y recuerdo, dudo que se pueda escapar de ella por sitios distintos al principio o final de la misma, y una vez superado el primer rápel estas dos opciones se reducen solo a acabarla y salir por el final.

También es comprometida porque la roca está bastante descompuesta en buena parte de ella, resultando una arista algo delicada por ello.

Quizás estos dos factores hagan que esta arista no se vea tan visitada como otras aristas de Picos de Europa, pero lo cierto es que resulta una arista de lo más interesante y emocionante.

El plan es acudir el fin de semana a Picos de Europa para hacer esta arista el sábado, dormir en tienda de campaña y dedicar el domingo a hacer alguna otra actividad por la zona antes de regresar a Madrid. La previsión de tiempo, algo inestable para el domingo, hace que el plan del domingo no lo tengamos del todo decidido y optemos por verlo sobre la marcha, aunque tenemos algunas opciones en mente, entre las que lógicamente está la de volvernos directamente al coche si la cosa se pone tan fea que no da opción a otra cosa.

La arista propiamente dicha desde el punto de vista orográfico es Torreblanca-TiroTirso, acabándose la arista en este último pico tras el cual se baja al "suelo" ya que se interrumpe, pero tras descender de Tiro Tirso resulta muy tentador completar la actividad subiendo el Llambrión, que es el pico que viene a continuación en la alineación de la arista, y de hecho es lo que hacemos nosotros antes de volver a nuestro campamento.También es una opción interesante empalmar la arista Tiro Llago-Madejuno con ésta.


Arista Torreblanca-Tiro Tirso y Llambrión (IV/IV+) (11 de junio de 2011)

Datos: 
Actividad: Arista;      Zona: Picos de Europa
Cimas: Torreblanca (2609 m), Torre sin nombre (2632 m), Tiro Tirso (2639 m) y Llambrión (2647 m)
Dificultades: Se concentran en la propia arista, con largos de escalada de hasta IV+ y varios rápeles. Para hacer cumbre en el Llambrión también te encuentras un par de brechas con trepadas de III.
Longitud total: 9,9 km;     Desnivel acumulado positivo:  1410 m;     Desnivel acumulado negativo: 800 m;     Longitud de la arista: 400 m
Características de la aproximación y regreso: La aproximación hasta Collada Blanca no presenta mayores dificultades que las de llegar a ella desde Cabaña Verónica, pues pasada cabaña Verónica el camino no es muy evidente, aunque se identifica bien visualmente hacia dónde hay que ir. Volver a Collada Blanca una vez descendido el Llambrión no resulta complicado.
Características de la arista: Tirando a corta, de unos 400 metros de recorrido como mucho, pero entretenida e intensa. Muy aérea y con muchos tramos muy descompuestos, resultando comprometida pues entre Torreblanca y Tiro Tirso no creo que haya ninguna posibilidad de escape. Necesarios un par de largos de escalada, hasta grado IV+, siendo recomendable el uso de pies de gato. Varios rápeles, dos en sendas brechas intermedias y varios para bajar de Tiro Tirso.
Paso clave: El segundo largo de escalada empieza con una pared bastante lisa que hay que recorrer unos metros en travesía hacia la derecha, con una dificultad de IV/IV+ (difiere según croquis; en mi opinión ciertamente se encuentra a caballo entre ambos grados), pero donde uno se sujeta mejor de lo que aparenta al verlo; cuenta con un clavo para protegerse, aunque ojo que la caída puede llegar a ser mala.
Equipamiento: Prácticamente nulo salvo algún esporádico clavo. Cintajos para los rápeles
Material: Algunos friends (probablemente con 3 ó 4 bien escogidos sea suficiente; tallas medias y pequeñas) y cintas exprés, una cuerda de 60 y recomendable llevar pies de gato.
Posibilidades de escape: Nulas. Yo diría que la única posibilidad es de volver al inicio si no se ha hecho ningún rápel; si no, prácticamente estás obligado a terminar la cresta para salir.

Tiempos:

Los tiempos aproximados el día en cuestión, incluyendo paradas, tiempos de recreo, incidencias, etc, fueron los siguientes:  
  • El Cable-Cabaña Verónica: 1h 30min
  • Parada en Cabaña Verónica: 15min
  • Cabaña Verónica-Collada Blanca: 45min
  • Parada en Collada Blanca: 1h 20min (dedicada entre otros a montar la tienda y comer)
  • Collada Blanca-Cima Torreblanca: 40min
  • Cima Torreblanca-Cima Tiro Tirso (arista): 3h 45min (incluye algunas incidencias)
  • Descenso cima Tiro Tirso: 1h (varios rápeles)
  • Ascenso a cima Llambrión: 40min
  • Cima Llambrión-Collada Blanca: 1h 30min (con puesta y posterior retirada de crampones)
Track: 
Generado en base a tramos de otros tracks y generados sobre mapa, unidos y depurados (pincha aquí para acceder al track en wikiloc).


Índice IBP: 125

Croquis de la arista: 
Este de arriba es el croquis que llevábamos nosotros... no había otra cosa por aquel entonces



Fecha:  11 de junio de 2011

La propuesta de hacer esta arista parte de José, pero no tenemos ninguna referencia reseña ni nada, solo un papel con el burdo croquis que he puesto más arriba y unas escasas líneas escritas (estamos en 2011) que simplemente dan una breve descripción y avisan sobre la roca descompuesta, así que vamos un poco a la aventura.

Hemos salido de Torrejón el viernes por la tarde y llegamos a Espinama, lugar donde tenemos previsto vivaquear. Llegamos bastante tarde, así que hay un par de grupos (o mejor dicho un grupillo y otro montañero suelto) que se nos han adelantado y ocupan los sitios donde teníamos previsto instalarnos, pero no hay problema ya que buscamos fácilmente otros emplazamientos donde instalarnos así que cenamos y pronto nos preparamos para dormir, ya que está entrada la madrugada y el día de mañana será largo.

Nos despertamos por la mañana, desayunamos, recogemos y nos dirigimos hacia el teleférico de Fuente De, que nos subirá a la estación de arriba, conocida como El Cable, de donde realmente empieza nuestra ruta a pie. No hemos madrugado mucho ya que ayer llegamos bastante tarde y encima el teleférico creo que no lo abren hasta las 9:00, así que llegamos a Fuente De pasadas las 9 y acabamos llegando a El Cable a las 9:45...un poco tarde para todo lo que tenemos previsto hacer, pero afortunadamente los días en junio son largos y dan mucho de sí.

Nuestro vivac en Espinama
El teleférico de Fuente De. La estación de El Cable está por encima de las nubes.

Nuestras mochilas pesan mucho... aparte de los utensilios para pasar el fin de semana por aquí arriba, llevamos cuerdas, cascos, arneses, material de escalada... y como vamos a acampar llevamos también tienda, sacos, infiernillos, menaje de cocina, etc... en resumen, nuestras mochilas pesan lo suyo, así que al principio no vamos mal, pero tras sobrepasar la Vueltona, donde las pendientes empiezan a crecer más, se nota bastante el peso de la mochila y subimos a un ritmo quizás algo pesado.

Saliendo ya de El Cable. Dejamos las nubes por debajo nuestra
Al fondo del todo destaca la Torre de Horcados Rojos
Superada la Vueltona el sendero se empina y cuesta avanzar con tanto peso

Al fondo en el horizonte tenemos a la vista Cabaña Verónica
Atravesando neveros para llegar a Cabaña Verónica
A nuestras espaldas la imponente pared sur de la Torre de Horcados Rojos
Cogemos el desvío hacia cabaña Verónica. Empieza a haber neveros en nuestro camino, pero se pasan sin mucho problema. Llevamos los crampones en la mochila, pero de momento no los vamos a necesitar. La visión de Cabaña Verónica nos anima a llegar allí, quizás ansiosos por parar a soltar estos mochilones y darnos un pequeño respiro... no lo hemos hablado entre nosotros, pero estoy seguro de que este mismo pensamiento está presente también en la cabeza de José.
 
Llegamos a Cabaña Verónica, peculiar y minúsculo refugio construido con unos restos de un portaaviones, y hacemos una parada de unos 15 minutos, principalmente para soltar los mochilones y darnos un respiro. Pero también aprovechamos para contemplar las vistas, hacernos algunas fotos y, por supuesto, hidratarnos y picar algo rápido.
 
Llegando a Cabaña Verónica, refugio construido con unos restos de un portaaviones.
Posando junto al refugio
A mi espalda Peña Vieja, que se alza sobre el valle por el que hemos subido
Las dos caras de la Torre de Horcados Rojos: la norte, accesible para subir andando, y la sur, una buena pared vertical donde escalar. Por la izquierda intenta asomar el Naranjo de Bulnes

Continuamos nuestro camino hacia Collada Blanca. La ruta no es muy evidente, así que vamos viendo los puntos más lógicos para continuar en la dirección que nos interesa, apoyados por el mapa que llevamos a mano.

Llegamos a un nevero y vemos que tenemos que continuar metiéndonos por la rimaya del mismo, resultando un punto curioso en nuestro transitar, en el que nos hacemos algunas fotos.

Un nevero, que tenemos que cruzar por su rimaya superior
José metiéndose por la rimaya...
....y detrás voy yo

Continuamos nuestro camino hasta que por fin llegamos a Collada Blanca. Es un gran alivio, ya que aquí es donde hemos previsto acampar y por tanto donde dejaremos buena parte de nuestro peso. Hay un espacio con su murete de rocas preparado para vivaquear, así que no hay duda de que montamos allí la tienda.

Terminando de montar la tienda

Una vez montada la tienda organizamos relajadamente nuestras cosas, las que vamos a dejar en la tienda y las que nos vamos a llevar, y aprovechamos para comer, ya que aunque es un pelín pronto, ya hemos hecho hambre y además así ya partimos hacia la arista comidos.

Comiendo, con el material a medias de preparar

Nos lo hemos tomado todo con mucha calma, por lo que ha pasado casi una hora y media ante de que partamos hacia la cima de Torreblanca, donde comenzará propiamente la arista. Entre la larga parada que nos ha dejado un poco fríos, y la comida en la tripa, la verdad es que cuesta un poquillo volver a ponerse en marcha, a pesar de que hemos aligerado enormemente el peso.

Aspecto de la subida a Torreblanca.

A pesar de ello, no tardamos mucho en estar cerca de la cima de Torreblanca, donde ya se empieza a sentir un poco el ambiente aéreo, y enseguida nos plantamos en la cima.

Subiendo hacia la cima
Cima de Torreblanca
Vistas hacia la Horcada de Caín. A la izquierda casi del todo Torrecerredo, y ya casi saliéndose de la foto Cabrones
Un poco más a la izquierda, se ve la llegada de la canal de Dobresengros y se aprecia mejor Torrecerredo y Cabrones
Al fondo, un poco a la derecha, Peña Vieja, probable plan para mañana
Un zoom

Ya en la cima nos preparamos para la arista, colocándonos arnés y casco. La arista ya se ve que va a ser aérea, pero optamos por llevar la cuerda en la mochila, al menos de momento.

Vista de la arista desde aquí
Una vez preparados, comenzamos a recorrer la arista, que de momento no resulta difícil pero si algo aérea. Vamos despacio y con cuidado ya que aunque no sea excesivamente complicado el lugar no permite fallos. Está bien para irse habituando al ambiente.
 
Al cabo de un rato de avanzar, nos topamos con la primera brecha y el correspondiente primer rápel, de unos 15 metros. Baja ligeramente por el lado derecho y acabamos en una pequeña y aérea horcada. Ya se aprecia la tónica de esta cresta: que el "suelo" está muy difícil de alcanzar, sea por un lado o por otro, ya que estamos a unos 150-200 metros sobre él y la pared no solo se ve tremendamente vertical sino que en muchos puntos incluso da la apariencia de que desploma bajo nuestros pies hasta el "suelo", por lo que ni siquiera sería factible escapar con rápeles de fortuna y abandonando material, ya que necesitarías cuerdas tremendamente largas con tantísimos metros sin tocar pared.

Si no me falla la memoria, este es el primer rápel
Vistas del Naranjo desde la arista

Una vez estamos los dos en la horcada, donde no sé si entraría más gente, toca escalar por el otro lado de la brecha. Los croquis lo marcan de III y efectivamente es así, pero aunque técnicamente sería factible treparlo sin cuerdas, lo aéreo del lugar hace recomendable hacer un largo de escalada hasta alcanzar de nuevo el filo de la arista. Además si ya has sacado la cuerda para el rápel ya la tienes "a mano". Sinceramente no me acuerdo si nosotros hicimos un largo de escalada o lo trepamos a pelo, pero cualquiera de las dos cosas pudo ser perfectamente.

Una vez arriba seguimos más o menos fácil por el filo de la arista. Continuamos hasta llegar a otra brecha, más profunda que la anterior. Justo antes de esta brecha nos encontramos en la cima de la que figura en algunos mapas como "Torre Sin Nombre".

De ahí tendremos que rapelar de nuevo a otra horcada. Este rápel es el más espectacular por el ambientazo que tiene, con sensación de rapelar por el filo de un cuchillo hasta otra horcada aérea.

Jóse iniciando el rápel
El rápel visto desde abajo. Rápel espectacular con un entorno muy abierto y aéreo.

Tras reunirnos en la estrecha horcada sufrimos un percance que nos haría perder bastante tiempo... al ir a recoger la cuerda se nos queda enganchada en alguna roca. A pesar de los multiples intentos por desengancharla no hay forma de que se suelte. No queda más remedio que escalar para poderla desenganchar, así que hacemos las maniobras adecuadas para poder hacer de forma segura la escalada, el deseganchado de cuerda, el descenso y la recuperación de la cuerda. José es el que se ofrece a subir, mientras que yo maniobro y le aseguro desde la horcadina. Finalmente conseguimos completar todo el proceso sin demasiadas complicaciones y acabamos juntándonos en la horcadina José, yo y la cuerda.

La continuación marca que hay que descender un poco de la horcadina destrepando por el lado derecho y seguir en travesía horizontal por ese lado derecho para luego subir de nuevo al filo de la arista con un largo de IV+. Al principio tras la brecha está todo muy descompuesto, así que lo que indica el croquis parece razonable y me da la impresión que cuanto más avances en travesía antes de tirar para arriba la roca va mejorando algo en calidad pero la escalada sube en dificultad, así que se trata de ir avanzando en travesía hasta el punto que lo veas más claro (no obstante, aunque la roca presente aparentemente mejor aspecto te vas a seguir encontrando multitud de rocas sueltas como nos pasó a nosotros, así que mucha precaución). Así hacemos, hasta el punto que nos parece más adecuado para escalar de nuevo arriba. Mirando hacia arriba no me parece que la escalada sea de IV+ sino más fácil pues abundan los agarres, pero... en cuanto empiezo a escalar y veo que me voy quedando con casi todos los agarres en la mano porque están sueltos... pues eso, que a base de descartar agarres puedes acabar entendiendo lo de la graduación de IV+ que pone nuestro croquis.

Alcanzamos de nuevo el filo de la arista, en una zona un poco más amplia y enseguida tenemos delante el paso clave de la cresta. Se ve claramente que hay que encaramarse a una pared lisa y recorrerla en travesía hacia la derecha hasta un bloque, y luego desde ahí se verá mejor cómo continuar. Hasta llegar al primer clavo hay que tener sumo cuidado ya que la caída es mala y el aseguramiento... no hay gran cosa, así que me coloco yo y la cuerda de forma que una eventual caída de José no me arrastre con él y consiga sujetarlo; aun así la caída no es buena. Pero José consigue con cuidado alcanzar el clavo y ya asegurado con él la cosa va mejor. Enseguida se planta en el bloquecillo, donde me va a esperar para que yo también llegue hasta allí, ya que la continuación hace un quiebro en la dirección y decidimos hacerlo así. Por cierto, que tenemos perfectamente a la vista la cima del Llambrión, en la que vemos que hay un montañero, así que nos preguntamos si se habrá percatado de nuestra presencia y en caso afirmativo si le sorprendería vernos en un sitio tan inhóspito como éste.

José a punto de acomenter el punto clave de la arista, tras alcanzar el clavo que lo asegura
José me espera en el bloque que divide el largo en dos.
Ampliando la visión tenemos al fondo la cima del Llambrión, en la que se vislumbra a un montañero


El resto de escalada para llegar al filo de la arista es ya más fácil. Sale José y en su salida pisa y se suelta el bloque, de buen tamaño (yo diría que más de 10 litros de volumen), al que estaba agarrado yo con una de mis manos. Un pequeño susto pero que afortunadamente no va más allá de eso para ninguno de los dos, pero eso sí, el bloque cae hacia abajo... nos asusta un poco que semejante bloque pueda pillar a alguien que transite por abajo, pero es poco probable; no obstante, por si acaso gritamos el clásico "piedra" con todas nuestras ganas... aunque también pensamos que como ese bloque le pille a alguien de lleno poco podrá hacer...

Tras ese percance resolvemos la segunda parte de ese largo de escalada, ya más fácil, con lo que pronto nos encontramos de nuevo en lo alto de la arista.

De nuevo por el filo de la arista avanzamos hasta coronar el Tiro Tirso. Allí nos hacemos la foto cimera correspondiente y nos damos un pequeño respiro aprovechando también para contemplar las vistas.

Foto cimera en el Tiro Tirso

Hemos completado la parte alta de la arista y ahora toca bajar. Iniciamos el descenso continuando la arista, que ahora baja hacia el "suelo". En teoría son destrepes de II+/III/III+, según qué croquis mires; el nuestro pone III. Por cierto que nos ha envuelto una nube, pero vemos que por debajo nuestra está despejado.

Bajando del Tiro Tirso

No obstante, al poco de empezar a bajar nos encontramos con un rápel preparado con cintajos o algo así, no lo recuerdo bien. No tenemos información alguna al respecto, pero decidimos aventurarnos por el rápel a ver qué pasa, aunque éste se separa de la arista en sí y baja por su lado derecho. Tenemos la intuición de que nos va a acabar llevando al suelo.

A cada rápel que hacemos nos vamos encontrando otro en las inmediaciones de donde nos deja el anterior, así que vamos encadenando uno tras otro.  Va pareciendo que en el siguiente rápel vas a llegar ya al suelo, porque aparentemente ya lo ves cerca, pero... parece que no se acaba nunca y siempre hay otro más... Realmente no son tantos rápeles, no lo recuerdo muy bien pero quizás cuatro, pero se hace largo porlo que he dicho de que parece que en el siguiente rápel vas a llegar ya al suelo pero no es así. También hay que tener en cuenta que los rápeles no superan los 30 metros ya que solo llevamos una cuerda de 60 metros.

Rapelando desde el Tiro Tirso

Finalmente alcanzamos el suelo y allí, sobre la nieve, recogemos la cuerda. En teoría ya hemos acabado la arista, pero... teniendo el Llambrión ahí al lado no puedo evitar convencer a José para subirlo antes de volver a nuestra tienda en Collada Blanca. Lo cierto es que miramos la hora y vemos que nos daría tiempo, así que no me cuesta nada convencer a José, que le parece un buen remate.
 
Por fin llegamos al suelo. Hay que sortear la pequeña rimaya en el aterrizaje
El Naranjo destaca a lo lejos. En nuestra zona el cielo ahora está cubierto
Vista de Torrecerredo

No tenemos información de cómo subir al Llambrión desde aquí, pero observando visualmente veo la posibilidad de poder trepar por un sitio entre la cima del Llambrión y Tiro Callejo, para alcanzar la arista entre Tiro Callejo y el Llambrión y desde allí ya se alcanza la cima del Llambrión por esa arista. Voy para allá y me pongo a trepar a ver qué pasa, José me sigue, y pronto alcanzo sin excesivos problemas la citada línea de arista. Realmente no sabría situar sobre el mapa exactamente por dónde subí trepando, así que en el track he preferido trazar una línea recta hasta la línea de la subida normal al Llambrión y marcar el track por ella, para evitar que la gente se pueda meter en un berenjenal; además la subida normal no está mucho más lejos, se hace andando y creo que resulta más o menos fácil enlazar con ella resultando la opción que creo más fácil y segura.

En esta línea de arista nos toca cruzar las dos brechas que ya corresponden con la subida normal, puesto que aquí arriba hemos enlazado con ella. Son dos brechas que requieren trepadas de III y de hecho he visto en otras ocasiones a gente pasar por ellas asegurada con cuerdas. No obstante se pueden hacer bien sin cuerda y así lo hacemos nosotros, no en vano en la otra arista hemos "calentado" bastante al respecto, jejejeje. 
 
Tras superar las dos brechas, en poco tiempo nos plantamos ya en la cima del Llambrión. Nos hacemos la foto cimera y contemplamos las vistas, no pudiendo quitar ojo de la artista Torreblanca-Tiro Tirso que hemos hecho antes. De hecho durante la subida al Llambrión y posteriormente durante la bajada, la vista se nos va una y otra vez hacia la arista, intentando identificar todos los puntos por los que hemos pasado. También intentamos imaginarnos cçomo nos habría visto el montañero que estaba en la cima del Llambrión cuando nosotros estábamos en el paso clave de la arista Torreblanca-Tiro Tirso.
 
Vista del Refugio de Collado Jermoso desde la línea de artista del Llambrión
Vista de la arista Torreblanca-Tiro Tirso
Llegando a la cima del Llambrión
Yo llegando tras haberle hecho la foto anterior a José
Foto cimera del Llambrión
A lo lejos el cordal de Peña remoña y las praderas de Vega de Liordes
Otra foto un pelín más a la izquierda, donde podemos contemplar mejor el bonito mar de nubes
Un zoom del Naranjo destacando a lo lejos
A lo lejos Torrecerredo y Cabrones
Vista de la Arista Torreblanca-Tiro Llago desde la cima del Llambrión. A lo lejos Peña Vieja.
 
Bajamos del Llambrión más o menos por el mismo sitio, y nos dirigimos hacia Collada Blanca. Para ello pasamos por toda la zona nevada que hay bajo la arista Torreblanca-Tiro Tirso, para lo cual previamente nos hemos tenido que calzar los crampones, que llevábamos en la mochila en previsión de que pudiéramos necesitarlos y de hecho así ha sido: las pendientes de los márgenes del "jou" que hay entre el Llambrión y Collada Blanca (no sé si se llama Jou Tras Llambrión) nos hace ponernos los crampones para transitar por ellas. Comentamos en tono de broma que llevábamos calzados para todo tipo de terrenos, tanto pies de gato como crampones, y al final los hemos usado todos.
 
Bajando del Llambrión
Vista de la arista Torreblanca-TiroTirso, donde podemos identificar muchos de los puntos por los que hemos pasado...
...entre ellos el espectacular segundo rápel de la arista, que se identifica perfectamente en el centro
Vista de la cima del Llambrión en nuestro descenso
Parada para sacar y ponenrnos los crampones

Transitando por esta zona, nos llama la atención la gran cantidad de pequeñas piedras que hay incrustadas en la nieve a modo de metralla... después de haber visto lo descompuesta que está la roca en la arista Torreblanca-Tiro Tirso no nos extraña contemplar este fenómeno... de hecho viendo esto pensamos que podría ser conveniente ponernos el casco o alejarnos más de la arista, pero lo que hacemos es directamente apretar el paso para salir de allí, así que no nos lleva mucho alcanzar de nuevo Collada Blanca.
 
Multitud de piedras inscrustadas en la nieve, cual metralla. Caen de la arista tan descompuesta.
Acercándonos a Collada Blanca

Llegamos a nuestro campamento en Collada Blanca antes de que anochezca, por lo que a pesar de todo el horario ha ido bien. Allí descansamos, recogemos un poco las cosas, cenamos y nos disponemos a dormir en nuestra tienda, a la espera de lo que nos depare la meteorología mañana: hay previsión de lluvias, pero en función de lo que veamos decidiremos lo que hacer sobre la marcha. Pero eso ya os lo cuento en el siguiente artículo: "PeñaVieja".

De nuevo en nuestro campamento de Collada Blanca, donde tenemos que poner algunas cosas a secar

No hay comentarios:

Publicar un comentario