domingo, 21 de septiembre de 2014

Vía ferrata Norte del Cid (K4)

Vía ferrata Norte del Cid (K4)
Año 2014. Participantes: Yo, en solitario.
Abril 2015. Participantes: Fran y yo
Agosto 2015. Participantes: Yo, en solitario
Año 2016. Participantes. Victoria y yo

En la provincia de Alicante hay cuatro vías ferratas en activo. Ya habíamos hecho dos de ellas y me quedaban ésta y la del Ponoig. A ésta le tenía ganas porque la gente habla bien de ella y también por curiosidad, ya que según se dice tiene pasos de V de escalada solo con el cable de línea de vida... asunto que luego comento. El caso es que al ser una ferrata ya un poco más potente (dificultad K4 y se habla de pasos de escalada sobre roca) no me parecía procedente que se viniera Victoria y opté por hacerla en solitario. Posteriormente, en 2015, he vuelto a hacer esta ferrata acompañando a Fran para que la conociera, y luego una nueva vez para investigar un ramal que se me había quedado pendiente de saber en qué consistía. En 2016, viendo a Victoria más animada para hacer este tipo de actividades, he vuelto a hacer esta ferrata con ella.

Esta entrada estaba originariamente escrita de la vez que la hice en solitario, pero tras mi segunda visita la he enriquecido aportando algo más de información y algunas fotos interesantes, y en mi tercera vez también, puesto que por fin he recorrido el ramal indicado como "Travesía Cuentamontes" y puedo contar en qué consiste. Mi cuarta visita ya no aporta realmente nada adicional interesante, salvo que en esta ocasión por fin me he fijado, para acordarme posteriormente, en dónde está la dichosa calavera.

Como decía, se habla en muchísimos sitios y está muy extendido que esta vía ferrata tiene pasos de escalada de V sin grapas ni nada, solo con el cable de vida para protegerse... me resultaba muy raro y especialmente lo de escalar V's en zapatillas, así que estaba seguro que era una exageración, pero lógicamente tenía curiosidad.

Una vez realizada la ferrata he comprobado que efectivamente eso no es cierto. Aunque en gran parte de ella se progresa directamente sobre la roca y sin grapas ni clavijas de ayuda, estos tramos por lo general no pasan de III+ y como mucho solo se podría hablar de algún que otro paso aislado de IV.

Bien es verdad que a los profanos de la escalada pueden parecerle bastante tensos y comprometidos los pasos de III+ y IV, e incluso pueden tener hasta alguna dificultad técnica en superar los pasos de IV que pueden requerir un pelín de habilidad, pero eso no debe inducir a exagerar y desvirtuar los grados de dificultad de la escalada... ¿qué pasará cuando alguien animado después de haber superado esta ferrata se meta en un IV+ o en un V de verdad?

No hay que confundir, por tanto, el grado de "tensión" que puedan sufrir las personas no acostumbradas a trepadas con un poquito de dificultad con los grados de dificultad de la escalada. Esta confusión puede haberse visto alimentada por la historia de la ferrata:

La vía ferrata, al parecer, procede de una antigua vía de escalada clásica de grado V abierta en 1970, que además sufrió una variación al año siguiente en un diedro inicial y que hizo bajar la dificultad máxima a IV+. Supongo que gente que ha leído esto y que la ferrata se concibió de forma que fuera bastante pura en el uso de la roca para progresar por lo que se dejaron sin equipar con grapas muchas zonas, habrá asociado su nivel de tensión vivido al recorrer la ferrata con que tiene pasos de dificultad V... pero eso no es más que una exageración y no es cierto, para nada, ni aun cuando tiene algunas rocas algo "sobadas" por el paso de la gente. Más de una vez escalando me he encontrado con IV's con pasos que, obviamente sin ser difíciles, son más complicados que los de esta ferrata; de hecho si me pongo a pensar se me ocurren unos cuantos ejemplos.


Empezamos (pincha sobre las fotos para verlas a mayor tamaño):

Datos
Dificultad: K4 en la escala Hüsler (K1 a K6)
Características: Vía ferrata cuya dificultad reside principalmente en que en gran parte de su recorrido no existen grapas ni clavijas ni ningún otro tipo de ayuda y se progresa directamente trepando por la roca con pasos cuya dificultad puede llegar a rondar el III+ y en algún caso puntual el IV de escalada. Es una ferrata de longitud media tirando a larga. La ferrata se encuentra dividida en tres tramos: uno fácil inicial, seguido de los dos principales y más exigentes separados entre ellos por una amplia repisa.
Material adicional: No es necesario.
Equipamiento: Linea de vida en buen estado, salvo en un punto inicial poco comprometido, y en todo el recorrido en el que es necesaria. Algunos tramos tienen grapas, pero en muchos otros no hay absolutamente ningún elemento de ayuda y hay que trepar directamente por la roca.
Pasos clave: Algunos pasos de trepada en los tramos segundo y tercero.
Posibilidades de escape: En el primer tramo no creo que sea complicado abandonar la ferrata, y luego en la repisa entre el segundo y tercer tramo parece que hay una escapatoria por la derecha. Destrepar el segundo y/o el tercer tramo puede resultar algo comprometido, especialmente para la gente que no esté acostumbrada a destrepes, ya que recordemos que es una ferrata escasamente equipada de grapas.
Tiempo de recorrido: En mi primera visita en solitario, yo tardé una hora yendo bastante tranquilo. Si hay gente a la que se le puede atragantar algún paso o que no esté suficientemente suelta en trepadas ese tiempo lógicamente se puede dilatar. Asimismo, si se hace el ramal de ida y vuelta (yo no lo hice por desconocimiento en el momento) habrá que sumar su tiempo. En mi visita con Fran tardamos también aproximadamente una hora en recorrer la ferrata. En mi última visita tardé unos 40 minutos, claro que ya la conocía bien, iba solo y además no hice tampoco muchas fotos porque ya tenía bastantes de veces anteriores.
Tiempos de aproximación y regreso: Aunque yo tardé, en mi primera visita en solitario, un pelín menos de media hora de aproximación lo hice a un ritmo algo "alegre", así que creo que una cifra razonablemente normal sería de unos 45 minutos de aproximación. En el descenso tardé también unos 30 minutos, pero lo hice a un paso muy ligero, así que creo que hay que contar con entre 45 minutos y una hora para un descenso normal. En la visita con Fran no me fijé en cuánto tardamos en las aproximaciones. En mi penúltima visita empleé tiempos parecidos a mi primera visita y en la última tampoco me fijé mucho.
Cimas: Cilla del Sit  (o Silla del Cid, en castellano) (1151m)

Track: 
Grabado "in situ", filtrado y depurado (pincha aquí para acceder al track en wikiloc). Corresponde a la visita de 2014.


 
Fecha:  19 de agosto de 2014, 19 de abril de 2015 y 12 de agosto de 2015


El relato principal que voy a hacer es el de agosto de 2014, pero intercalaré algún aspecto del resto de visitas, en especial el ramal recorrido en la visita de agosto de 2015. En todo momento indico a qué visita corresponde cada parte del relato; las partes de abril de 2015 van en azul para diferenciarlas bien, las de agosto de 2015 en rojo y las de 2016 en magenta. Las fotos también van intercaladas e indico también a cual de las tres veces corresponde:

En vista de lo a gusto que he hecho las dos últimas ferratas a última hora de la tarde, en esta opto por la misma estrategia, pero con la diferencia de que esta ferrata previsiblemente me va a llevar más tiempo y no puedo apurar hasta tan a última hora de la tarde para quitarme todo el calor. A media tarde, por tanto, estoy en el coche camino a Petrer. Llegando a Petrer ya tengo la magnífica estampa de esta montaña, estampa que al menos a mí me resulta muy llamativa por esa peculiar morfología.

2014: Aspecto de la Sierra del Cid

El punto donde empieza la aproximación lo conozco bien de haber hecho la subida a la cima por otro recorrido (ver Cid y Cilla del Sit) , así que ya no voy a tener los problemas de localización de la otra vez con el coche. Esta vez lo tengo más controlado y llego con el coche fácilmente a la caseta forestal donde se acaba el asfalto y comienza una pista de tierra con acceso restringido a los coches.

Tras aparcar cojo la mochila y echo a andar. Hay que subir por la pista durante bastante rato. Lo malo es que es empinadilla y el sol todavía pica bastante, así que me va a tocar sudar un poco ya que pega todo el solazo.
 
Subo a un ritmo alegre, hace calor, pero prefiero llegar cuanto antes a la ferrata. Salvo alguna excepción en el que algunos árboles me protegen un poco, durante todo el camino pega constantemente el sol. Voy subiendo contemplando las bonitas vistas que hay recorriendo la pista.

2014: Vista de las paredes

En menos de media hora me planto al inicio de la vía ferrata. Este inicio es saliéndose por la derecha de la pista por un barranco que hay que remontar. Por si hubiera alguna duda, hay colocados dos montones de piedras invitando a entrar a la ferrata.
 
2014: La ferrata está indicada con dos montoncitos de piedras a modo de entrada

Dedico unos pocos minutos a ponerme todo el equipo y echar un trago de agua. Cuando estoy listo comienzo el recorrido... menos mal que como había previsto va a ser casi todo en sombra.


  • Abril 2015:  Fran y yo estuvimos escalando ayer la vía Los Valencianos en el Ponoig y después de la palicilla de ayer hoy queríamos hacer algo tranquilo. Visitamos esta mañana la ferrata del Ponoig, donde Fran se estrenaba en esto de las ferratas, y como le gustó el tema, le propuse parar en esta ferrata, que pilla relativamente de camino a Madrid, y que sabía que le iba a gustar.
     
    Llegamos rápidamente en coche al punto donde se deja aparcado... me acordaba relativamente bien del año pasado. Cogemos nuestras mochilas con el equipo y el agua y echamos a andar rápidamente, pues queremos llegar no muy tarde a Madrid. Son algo más de las tres de la tarde. No hace tanto calor como el año pasado en pleno verano, pero sí que pega el sol con ganas. No obstante, ya preveo que nos va a dar la sombra durante la ferrata y vamos a estar la mar de a gusto.

    En la caminata de aproximación nos pega algo el sol y nos hace sudar un poco, pero subimos a buen ritmo y no tardamos demasiado en alcanzar el inicio de la ferrata. Allí nos equipamos con el arnés y todo, echamos un trago de agua e iniciamos la ferrata

     
  • Agosto 2015:  En esta ocasión, que vuelvo a ir en solitario, opto por pegarme un madrugón y llegar al inicio de la ferrata al poco de amanecer, con objeto tanto de volver pronto a casa como de evitar el calor en lo posible.

    Al inicio de la ferrata me equipo con todo. En la mochila llevo la cuerda y algunos cacharros porque voy a investigar el ramal indicado como "Travesía Cuentamontes" y no sé lo que me voy a encontrar. 
  • 2016: Victoria y yo optamos, para esta ocasión por la opción del madrugón
Agosto 2015: Subiendo al inicio de la ferrata, vista atrás al horizonte y su neblina mañanera


El tramo inicial es muy fácil. Es superar algún corto resalte equipado con grapas y/o con cadenas y el resto andar, subiendo por una especie de escalones hechos con tierra y tablones que la sujetan.
 
2014: Vista del inicio de la ferrata

Eso es así hasta que llega un muro ya considerablemente alto. Este muro es algo alto y el primer obstáculo en sí pero es muy fácil de superar, así que no tardo mucho en salir por arriba.
 
2014: Primer muro un poco alto a superar
2014: Un selfie para que salga yo. Todavía casca el calor
2014: Vista de este primer muro desde abajo
2014: Vista hacia abajo desde este primer muro
Abril 2015: Un poco más arriba, esta vez con Fran
Agosto 2015: Más o menos el mismo sitio en mi última visita

Enseguida se llega a pie de pared, de las paredes propiamente dichas. Aquí el camino, o mejor dicho sendero, se convierte en una especie de vira que va siguiendo el pie de pared hacia la izquierda. Hay que hacer un buen tramo recorriendo este senderillo, que no tiene línea de vida pero tampoco creo que la necesite, pues lo que hay al otro lado tuyo es ladera, empinada pero ladera.

2014: Llegado a pie de pared hay que seguir el senderillo que recorre el pie de pared hacia la izquierda

Al finalizar este recorrido ya se ve el inicio de la ferrata en su parte más interesante, pues hasta aquí la verdad es que ha sido un juego de niños.

Desde abajo ya se puede contemplar que la ferrata sube casi sin grapas. Solo se ve alguna grapa esporádica. 

2014: Desde donde continua la ferrata tras el senderillo a pie de pared ya solo se ve alguna esporádica grapa

No obstante el inicio no es excesivamente difícil y simplemente se trata de acostumbrarte a este nuevo escenario, lo cual no cuesta mucho. Algún tramito en adherencia con las zapatillas y algunos agarres algo "sobados" por el paso de la gente pueden darle un pelín de emoción adicional, pero realmente no resulta difícil progresar.
 
2014: Un poco más arriba

En algunos puntos se ve el cable de línea de vida un poco retorcido. Se ve que es por la gente que pasa con miedo y se agarra al cable para progresar... ¡ya os vale! El usar el cable como asidero no solo no es nada recomendable y quita la esencia de las ferratas y lo que sus instaladores han querido que experimentes, sino que deforma los cables de línea de vida y luego no dejan correr bien los mosquetones. He oído que incluso la gente se enrolla los cables alrededor de las manos para agarrarse sin miedo a escurrirse... eso ya es el colmo, para eso que se vayan a otros sitios más fáciles para ellos y ya está.

En concreto en esta ferrata hay abundantes agarres en la roca durante todo el recorrido, así que se trata solo de prestar un pelín de atención y no solo no fastidiar a los demás estropeando las instalaciones sino que también así lo van a disfrutar el doble; y no pasa nada si eso puede llevaros más tiempo, que a estas cosas hay que venir a disfrutar y sin prisas. Si los instaladores hubieran querido que os agarrarais o hubieran visto que era necesario, habrían colocado para ello alguna clavija o alguna grapa.
 
Abril 2015: En los tramos iniciales de esta segunda parte
2014: Un tramo para probar la adherencia de tus zapatillas, pero no seáis tramposos y os agarréis del cable, que en la roca de la izquierda se puede agarrar uno bien. Se aprecia la deformación del cable de la gente que se agarra... ¡muy mal!
2014: Mirando hacia abajo
Abril 2015: Sigo para arriba
Abril 2015: Fran me sigue a una distancia prudencial
2015: Parece que le está gustando, aunque todavía queda casi todo

Un poco más adelante encuentro una pequeña zona que tumba un poco, con una cadena para progresar. Me he propuesto ya desde el principio de la ferrata no usar las cadenas para agarrarme (por supuesto, los cables tampoco) y así darle un pelín más de gracia, y compruebo que la cadena realmente no es muy necesaria; realmente ninguna de las pocas cadenas que hay en todo el recorrido es del todo necesaria. También encuentro algún tramo de grapas.

2014: Mirando hacia el este
2014: Otro selfie, en el que se aprecia que el anclaje de la línea de vida es un parabolt de una vía de escalada, lo que delata los orígenes de esta ferrata
2014: Un tramo con grapas
2015: Un poco más adelante
2015: Llego a un corto tramo con una cadena, puesta por falta de agarres, pero realmente no es muy necesaria

Llego a una amplia repisa. Veo que la ferrata se divide en dos: un ramal que tira directo hacia la pared y el otro se va en travesía hacia la izquierda... Ni idea de que me iba a encontrar esto. Me pregunto ¿qué hago?

Usando el sentido común pienso: el cable que tira para la izquierda se ve muy nuevo y el que sigue recto está ya algo ennegrecido por el paso del tiempo, así que la ferrata original está claro que debe seguir recto. El ramal de la izquierda tiene muy buena pinta, pero no tengo ni idea de a dónde me lleva ni de qué se trata. Me entran tentaciones de adentrarme en él, a ver qué se va viendo, aunque sea un poco, pero finalmente prefiero no comprometer las horas de luz, aunque creo que voy a ir bastante holgado en ese sentido, pues lo mismo sales a cima por otro sitio o se trata de un escape o Dios sabe qué... en ese momento ni idea.

Recorro el tramito de repisa, con escalones de tierra y tablones como al principio de la ferrata, hasta la pared siguiendo el cable de la línea de vida que considero que es la de la auténtica Norte del Cid y me encuentro un cartel que desvela en parte el misterio. Según el cartel estoy siguiendo bien la ferrata, hacia la derecha sale una senda de escape y hacia la izquierda, que supongo que es la otra línea de vida que he pasado antes pues no parece que haya otra posibilidad, pone "Travesía Cuentamontes. Camí dels Xaparals y Descenso en rappel". La flecha señalando hacia abajo y la izquierda la interpreto como que señala que es el cable que me he pasado. Lo que dice el letrero no me aclara mucho, aunque lo del "Camí" y lo del "Rappel" en primera instancia me suena a escapatoria, pero la travesía tenía pinta más de "entretenida" que de ser una vía de escape. Además, ¿qué sentido tendría un escape algo enrevesado cuando por la derecha te está indicando otro aparentemente fácil, ya que indica "Senda"?... Luego, en la cima, aclararía algo esto del ramal, pero no adelantemos acontecimientos.

2014: Cartel que me encuentro tras la amplia repisa

Lo que está claro es que la ferrata que he venido a hacer es "to tieso" para arriba, así que dejo de darle vueltas y continúo.

  • Abril 2015: Esta vez Fran y yo no vamos tan sobrados de tiempo como para hacer experimentos, así que rápidamente decidimos continuar hacia arriba, tal y como lo hice la vez anterior, y dejar la variante para otra ocasión.
  • Agosto 2015:  En esta ocasión, mi principal objetivo es investigar a ver qué narices es eso de la "Travesía Cuentamontes", así que cuando llego al desvío, que es antes de llegar al cartel, me encamino por este ramal desconocido para mí.

    El tramo inicial es casi un sendero pegado a la pared y no presenta ningún problema.

    Pronto el sendero desaparece y hay que "montarse" en la roca yendo en travesía horizontal. Al principio se pasa bien, pero enseguida hay un punto en el que prácticamente no hay agarres para las manos y los apoyos para los pies prácticamente desaparecen; es un par de pasos en los que hay que apretar un poco el culillo, porque además es aéreo y el patio es considerable, pero que se acaban pasando.

    Se continúa unos metros más, siendo más fácil, hasta que me encuentro que el cable de línea de vida hace un ángulo de 90 grados y baja en vertical. La bajada tampoco es moco de pavo, pero ahí está una cadena facilitándonos las cosas, ya que sin ella... y el patio sigue estando ahí.

    Tras bajar unos 5 metros se aterriza otra vez en sendero terroso pegado a la pared. Continúo el sendero, que no presenta mayor problema que tener cuidado de no resbalarte, y al "doblar una esquina" de la pared me encuentro que el panorama cambia considerablemente: la pared desaparece y el terreno se vuelve terroso. Delante de mí cruza un sendero de subida que lleva a un collado desde donde se sigue la senda que lleva por el borde superior de las paredes a la cima, si se sube andando por este lado.

    Visto el asunto, vuelvo a recorrer la travesía en sentido contrario, para lo cual vuelvo a usar la útil cadena para el tramo vertical y el pasito "apretado" ahora me resulta más fácil, quizás porque ya no me pilla de sorpresa.

    Al poco tiempo estoy de nuevo en la ruta principal de la ferrata y continúo.

Agosto 2015: Punto donde sale el ramal hacia la izquierda
Agosto 2015: Aspecto de la travesía desde el punto donde sale el ramal
Agosto 2015: Al principio es un tramito de sendero pegado a la pared
Agosto 2015: Vista atrás, ya estoy en travesía por la pared. Atrás se ve la subida de la ruta principal de la ferrata hasta los escaloncitos donde sale este ramal
Agosto 2015:Vista atrás en la zona más "conflictiva" de la travesía
Agosto 2015: Vista atrás tras haber bajado el tramo vertical de la cadena. Delicado y con mucho patio
Agosto 2015:Vista atrás. Ahora sigue de nuevo un tramo de sendero pegado a la pared un poco más largo que el primero
Agosto 2015:Vista atrás un poco más adelante. La ruta principal de la ferrata ya la hemos perdido de vista hace rato
Agosto 2015:Se llega a un sendero que cruza en dirección al collado y desaparecen las paredes
Agosto 2015: De vuelta de nuevo a la ruta principal de la ferrata, que uya la tenemos a la vista tras el tramo delicado de travesía


Lo que viene a continuación es un buen tramo en el que, como antes, no hay ninguna grapa ni ninguna clavija y hay que trepar sin otra ayuda que la propia roca. Es un tramo la mar de entretenido, pues no se progresa con la rapidez de cuando hay grapas y hay que mirar mínimamente la forma de progresar, aunque tampoco resulta muy complicado. Esta tónica se sigue durante bastantes metros y a lo largo de toda esta parte. De aquí y hasta el final, aunque luego hay intercalados algunos tramos con grapas,  es donde hay algún que otro paso que puede rozar el grado IV de escalada, pero que se resuelve sin ningún problema simplemente con una adecuada posición de pies y un pelín de equilibrio si hiciera falta. Para mi gusto toda esta parte final es la más disfrutona e interesante de la ferrata, sin tampoco desmerecer mucho la anterior zona que seguía la misma tónica pero era ligeramente más fácil.

2014: Toca un buen tramo sin elementos de ayuda para progresar. Solo nos acompaña el cable de línea de vida que es únicamente para asegurarse con las bagas
2014: Otra foto de la misma zona
Abril 2015: Empezando este tramo
2014: Avanzando en este tramo, vista abajo donde se ve la amplia terraza y sus escalones de tierra y tablones. El cable de línea de vida se ve deformado, como antes, por las malas prácticas de la gente.
2014: ¡Hola! Hace calor... menos mal que estoy en sombra
Abril 2015: En todo momento hay buenos agarres
Abril 2015: Recorrido aéreo sobre roca, pero sin grandes dificultades
Abril 2015: ¡aúpa!
Agosto 2015: Algunos elementos, como este espit, delatan que el origen de la ferrata es una antigua vía de escalada
Agosto 2015: Otro elemento que revela el pasado de la vía: un viejo clavo

 Llega un punto en el que se divisa lo que parece una broma macabra de los instaladores... una figura de una calavera instalada decorativamente en la pared junto al paso de la ferrata. Je, je, je, je... es un detalle desenfadado y curioso que da su toque de humor al recorrido.

2014: Una sorpresita en el recorrido
2014: Parece que los instaladores han hecho gala de su sentido del humor

  • Abril 2015: No iba atento del tema del detalle de la calavera, porque no me acordaba, y me la he pasado sin darme cuenta. Fran tampoco se ha percatado de su presencia. Acabando la ferrata me acordaría de ella, pero lógicamente ya no íbamos a volver a bajar para que la viera Fran.
  • Agosto 2015:  En esta ocasión me pasa igual y me daré cuenta después, a toro pasado, de que no me he fijado en dónde está la calavera. No obstante, sí creo tener relativamente controlado en que zona está para fijarme mejor si hay nuevas ocasiones.


Más arriba llega algún tramo más con grapas, que se alterna con alguno más de esos que no hay ni grapas ni nada. Realmente toda esta parte desde la amplia terraza de antes va alternando amplios tramos sin grapas ni nada con otros que sí están equipados con grapas
 
Abril 2015: tramo de grapas
Abril 2015: ¡Vamos para arriba!
Abril 2015: una travesía
Abril 2015: Buscando algún punto para las manos para "doblar la esquina"
Abril 2015: pero con un poco de cuidado se pasa bien
2014: Un tramo con grapas
2014: Otro tramo sin nada... y otra vez el cable deformado /:-(
2014: Otro pasaje con algunas grapas
Abril 2015: una chimenea con grapas
2014: Tramo con grapas
2014: Vista hacia abajo. La ancha pista forestal desde donde se inicia la ferrata ya se ve muy pequeñita desde aquí arriba
2014: Una travesía, también sin grapas ni nada pero que no es complicada. Ya va oliendo a cima

Cuando ya estoy "oliendo" la cima, me llevo una sorpresa... un hurón va recorriendo la pared. ¿Qué pintará un hurón por aquí? Le hago algunas fotos. Intento también hacer un vídeo del hurón recorriendo las paredes... pero la tarjeta de memoria de la cámara está llena y no me graba nada. ¡Qué lastima!, pues el hurón no para de pulular... en principio se dirige hacia mí, lo cual me extraña, pero se queda en un sitio en pleno recorrido de la ferrata; cuando me voy acercando a él empieza a alejarse y a final acaba yéndose.

2014: Otra sorpresa... me encuentro un hurón haciendo la ferrata conmigo
Agosto 2015: La ferrata tiene un patio considerable
2014: La cima ya está ahí arriba. El hurón sigue por la ferrata

En la parte final vuelven a aparecer las grapas para llevarnos ya a cima.
 
2014: Grapas en la parte final
Abril 2015: Acometiendo esta parte final
Abril 2015: Queda ya muy poco
2014: A punto de salir a cima. Las nubes también creando ambientillo
2014: Llegada a cima con buenas vistas y un mar de nubes, aunque no tan espectacular como los de Picos de Europa

Salgo a cima. He tardado una hora prácticamente clavada en hacer la ferrata, a un ritmo tranquilo y haciendo bastantes fotos. Aquí arriba hay una placa, una hilera de banderines y alguna cosa más en este recoveco que no conocía que hay junto a la cima (la otra vez no lo vi al llegar a cima por otro lado y no merodear por los alrededores).

Al lado de la cima hay una pareja que se han instalado hasta con una hamaca y todo. Empiezo a hablar con ellos y resulta que son escaladores, así que pegamos bien la hebra de hablar. Se sorprenden un poco de que haya hecho la ferrata en solitario y de que además no haya traído nada para escapar rapelando por si acaso, y más si era la primera vez que la hacía. La verdad es que venía con tanta seguridad que ni me lo he planteado; simplemente considero que soy suficientemente prudente para si llegado un punto veo complicado deshacer mis pasos y veo que me puedo meter en un berenjenal tener en cuenta que no llevo nada para escapar rapelando y no empecinarme en seguir. Digamos que el "riesgo" de que me ocurriera esa situación y tuviera que abandonar sospechaba que era muy remoto y no me compensaba el cargar con una cuerda. No obstante sí que llevaba algún mosquetón adicional y varios anillos de cordino y de cinta por si en un momento dado tuviera que hacer algún "invento" para resolver alguna situación, lo que con conocimientos e imaginación puede llegar a dar muchísimo más juego de lo que parece (y más contando con una línea de vida durante casi todo el recorrido).

Aprovechando que veo que conocen bien la zona les pregunto sobre el ramal de la ferrata que me encontré en la amplia terraza. Me cuenta que es un ramal que han hecho nuevo como adicional para ampliar el recorrido de la ferrata si se quiere, con idea de que al llegar a la amplia terraza hagas el ramal y vuelvas (creo que con ayuda de un rápel) y luego continúes la ferrata normalmente (luego he comprobado que no es exactamente así). Me quedo con la idea por si en un futuro volviera a hacerla.

  • Agosto 2015: Al llegar al final de la ferrata me asomo para intentar fotografiar por dónde se llegaría cogiendo el ramal de la "Travesía Cuentamontes" y subiendo por el sendero. 
Agosto 2015: Por ahí abajo está el collado al que se llega por el ramal y el sendero


También aprovecho para pedirles que me hagan la foto cimera... quería salir normal en la foto, pero me han "obligado" a poner el dedo en señal de OK.

2014: Cima del Cilla del Sit

He gastado muchísimo tiempo con ellos, media hora más o menos. Digamos que había visto que iba holgado de tiempo y me encontraba a gusto hablando con ellos e intercambiándonos información sobre rutas, sitios, etc. información. Pero llega el momento que hay que decidirse a despedirse y bajar.

  • Abril 2015: Hemos ido subiendo la ferrata con una sombra muy agradable y una temperatura estupenda. Fran la ha disfrutado mucho y yo también. Salimos a cima. Justo antes habíamos oído que había alguien en cima, pero cuando llegamos nosotros ya no hay nadie. Hemos tardado aproximadamente una hora en hacer la ferrata. Nos hacemos la foto de rigor con el minitrípode.

Abril 2015: cima con Fran
La bajada la hago rápidamente, por el mismo sitio que la vez que subí a esta cima andando. Es una bajada muy bonita, pero no la voy a repetir aquí otra vez, así que al que quiera saber sobre ella lo remito a mi entrada Cid y Cilla del Sit.

Como digo la bajada la hago bastante rápido, en algún caso casi trotando al "dejarme caer" por las pendientes. Con ello, en media hora me planto el el coche, siendo todavía perfectamente de día, así que el horario al final ha ido bastante holgado.


  • Abril 2015: Como he comentado antes, estamos de viaje de vuelta a Madrid y no queremos perder mucho tiempo para no llegar muy tarde a casa. Por ello, no nos entretenemos casi nada en la cima; tras la foto bebemos y en pocos minutos estamos bajando por el sitio de siempre. Bajamos a un ritmo rápido y vamos adelantando a algún que otro excursionista que alcanzamos. Llegamos al coche, soltamos todo en el maletero y partimos de nuevo para continuar nuestro viaje a Madrid. Una pedazo de escalada y dos bonitas ferratas es un buen botín de fin de semana.

  • Agosto 2015: No quiero perder mucho tiempo ya que quiero llegar pronto a casa, así que me quito el arnés, hago una foto cimera rápida con el minitrípode y bajo rápido hacia el coche.
Agosto 2015: Foto cimera para la colección

No hay comentarios:

Publicar un comentario