jueves, 16 de abril de 2015

Ruta MTB: Sesión de trialeras en Torrejón-Alcalá de Henares

Ruta MTB: Sesión de trialeras en Torrejón-Alcalá de Henares

Esta ruta la diseñé con la idea de hacer un recorrido que pillara unas cuantas trialeras interesantes de la zona. Al final conseguí enlazar cinco interesantes trialeras en una sesión, resultando un recorrido la mar de entretenido, con poco más de 50 kilómetros.

El recorrido se puede hacer bien en menos de 4 horas. Por ejemplo el día que grabé el track fueron 3h44min según marca el propio track y yo no voy por ahí a toda pastilla intentando batir récords; aunque sí que tengo que reconocer que no suelo hacer paradas cuando voy solo, como es el caso, pero se trataría simplemente de añadir el tiempo en paradas que uno considere. En cualquier caso es un recorrido que se hace de sobra en una mañana si no sales demasiado tarde.

La ruta ha he repetido frecuentemente, dado que me resulta una forma bastante divertida de hacer algo de ejercicio, y en muchas de ellas he realizado variantes, ya que el recorrido se presta a ello. Por ejemplo, en una reciente ocasión que quedé con Iván C y José, dado que íbamos con el tiempo un poco ajustado opté por cambiar un poco el orden y saltarnos la trialera corta del Viso, haciendo una sola subida al Cerro del Viso y no dos como es el recorrido que aquí presento (con ello se disminuían algunos kilómetros, pero sobre todo también algo de desnivel), ahorrando con todo ello un buen puñado de minutos que nos venían muy bien. En esa ocasión fuimos directamente a la trialera de Zulema, olvidándonos de la trialera corta del Viso y dejando la trialera del barranco del Viso para la vuelta, antes de acometer la subida al Cerro del Viso por la pista y su descenso por las trialeras del Cerro del Viso.

Ya sé que es un poco de lío con el nombre de las trialeras tan parecidos en algunos casos (Trialera del barranco del Viso, trialera —corta— del Viso y trialera del Cerro del Viso), pero espero que entre las explicaciones y el track os quede claro cuál es cada una.

(pincha en las imágenes para verlas más grandes)


Track: Grabado in situ (pincha aquí para acceder al track en wikiloc)

Fecha: 3 de noviembre de 2014

Empezamos en Torrejón y hacemos el recorrido de costumbre, pasando junto a la entrada del Parque Europa y accediendo a la parte del río a la altura del cementerio.

Continuamos con el recorrido como si fuéramos a subir el cerro del Viso por la pista asfaltada de detrás; de hecho empezamos dicha subida, empleando todo lo posible los senderillos de tierra en lugar del asfalto, y cuando encontramos sendos postes a ambos lados de la carreterilla un cartel de propiedad privada en plena recta cogemos el sendero que parte en perpendicular hacia la derecha en dirección a la urbanización Zulema. Andamos ya por el kilómetro 12 del track.

A partir de ahí, en otros recorridos como el de MTB: Torrejón-Los Santos de la Humosa por las crestas del Parque Natural de Alcalá, torcíamos a la derecha para ir a meternos en la urbanización Zulema, pero en esta ocasión seguimos completamente recto por un sendero que va en subida bordeando un terreno de cultivo y a cuya izquierda hay unos considerables precipicios sobre el barranco del Viso. Una vez arriba del todo, empieza la trialera que he denominado del Barranco del Viso, ya que baja hacia el citado barranco.

Esta trialera empieza con un tramo bastante empinado, con unas raíces en su mitad que en alguna ocasión se han quedado demasiado desenterradas y me han dado algún problemilla, teniéndolas que esquivar por un lado, pero normalmente si se tira uno sin miedo se baja sin problemas. Un "descansillo" tras esta bajada inicial para coger otra bajada girando bruscamente hacia la izquierda. Esta segunda bajada empieza más suave, pero se va empinando hasta un punto donde además de muy empinada, está muy rota y con raíces. El problema es que justa al terminar el sendero gira hacia la derecha para evitar el precipicio, con lo que no tienes ningún margen de maniobra si bajas mínimamente descontrolado; por eso yo en este punto final me suelo bajar de la bici y no jugármela, aunque una vez vi a a un atrevido que lo hizo sin bajarse de la bici. La trialera sigue por el sendero que ahora recorre el filo de una arista, en un tramito muy llamativo, para volver a  meterse en bosque y descender, cada vez más empinado, hasta acabar con una especie de tobogán en un camino amplio en el fondo del barranco. Es una trialera poco transitada (quizás por el destino a donde te lleva) pero a mí me resulta muy vistosa y agradable. Además, salvo el punto en el que me bajo de la bici, es bastante fácil.

El camino amplio sigue con tónica de descenso y estás en un paraje muy bonito lleno de pinos y ramas caídas (quizás porque nadie se encarga del mantenimiento del camino y, por tanto, de quitarlas) que recuerda a la sierra de Guadarrama. Luego el camino se va haciendo horizontal y el entorno cambiando de aspecto.

Al final, en torno al kilómetro 13,6 del track se llega a una amplia pista de tierra que no sé si se planteó como pista de bicicross o motocross. Es un tanto ondulante, con algunas rampas de bajada y subida algo bruscas.

En el kilómetro 16,1 del track alcanzamos el inicio de la pista de subida al Cerro del Viso y subimos por esta sufrida y zigzagueante pista.

Una vez alcanzamos lo alto del Cerro del Viso (km 18), vamos bordeando la cima mientras recuperamos el aliento, hasta alcanzar el inicio de la corta trialera que llamo trialera del Viso, en el km 19,6 del track.

Realmente esta trialera tiene dos posibles puntos de inicio que confluyen a los pocos metros; cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero yo suelo coger el más directo porque el otro gira bruscamente. Enseguida hay un resalte de roca que a veces está demasiado desenterrado y resulta bastante problemático, pero normalmente con sacar un pie o esquivarlo por la derecha es suficiente; aunque también se puede atacar directamente, y alguna vez que otra lo he hecho, pero si está un poco complicado... no me importa demasiado caerme en tierra, pero en roca es otra cosa. Este resalte es el único punto complicado y luego se trata de dejarse caer, con una pendiente bastante fuerte pero sin llegar a ser excesiva, hasta salir del bosque dando a parar a un camino.

Trialera corta del Viso, en una ocasión que estaba en muy buen estado, llegando a ella por el ramal indirecto.

El camino viene por la derecha y gira alineándose con nuestra dirección de llegada a él en dirección a la urbanización de Zulema, que es la dirección a seguir, aunque hay otra rama del camino que sale hacia la izquierda.

Descendemos por ese camino y cruzamos por donde hemos pasado antes para ir a iniciar la trialera del barranco del Viso. Cruzamos la urbanización Zulema y la de Peñas Altas, esta última con una caseta de control de vigilancia, y nos dirigimos, tras haber cruzado la urbanización, al inicio de la trialera de Zulema.

La trialera de Zulema es una trialera relativamente fácil, vistosilla y divertida. Empieza cerca del alto de los Hueros y desciende con pendientes no excesivamente elevadas, salvo casi al final donde se junta una bajada de escasos metros pero muy empinada, con una curva muy cerrada y un paquete de chatarra enmedio, y una subida también corta pero muy potente. En este punto suelo poner un pie y bajar con cierto cuidado, pues corres el riesgo de atizarte con el paquete de chatarra si te descontrolas un poco y además la curva tan cerrada impide acometer la subida con velocidad suficiente para acabarla.

Trialera de Zulema, todavía por la parte alta
Vistas hacia la izquierda

Un poco más adelante
La trialera finaliza con otra bajadilla hacia un pequeño túnel bajo la carretera M-300. La entrada a ese túnel es una corta rampa de un metro de alto o poco más que muchas veces se hace bien, pero en otras las corrientes de agua se la han llevado, dejando prácticamente un potente escalón con una escasa franja de paso, por lo que hay que llegar con un poco de precaución.

En este video se puede ver un descenso de esta trialera por un par de ciclistas, pero es solo hasta la llegada al túnel, lo demás son otras cosas que han añadido. Por cierto que uno de ellos se pega un leñazo justo antes del paquete de chatarra. La trialera al parecer la llaman descenso del vertedero y se pueden encontrar bastantes más vídeos en youtube.

Tras cruzar por el túnel, el sendero sigue, haciendo una subida, cruzando un camino que llega en perpendicular y siguiendo hasta que el sendero se ensancha y acaba muriendo en otro camino (km 24,9). Ese camino hay que cogerlo hacia la derecha y subir hacia el Gurugú. Para ello se coge algún desvío de caminos y a veces hay tramos de sendero paralelos al camino que hacen la subida más entretenida. Yo intento coger todos los que puedo.

Una vez arriba (km 26,8) ya cogemos el senderillo que va por las crestas. Es un sendero agradable, con muy buenas vistas y algunos sube-baja, aunque predomina casi todo el rato la subida.

Amplio sendero por las crestas
Alguna de las vistas desde las crestas. En último plano a la derecha del todo se ve el Cerro del Viso

En torno al km 29,4 del track llegamos a un conocido cruce de caminos en una especie de pequeño collado. Desde ese collado descendemos en dirección Alcalá de Henares para ir a coger la conocida como trialera del lagarto. Esta trialera es un sendero descendente y muy encañonado que resulta divertidísimo, teniendo incluso curvas muy peraltadas en las que te subes literalmente por las paredes. Parece una pista de bobsleight. Además es realmente fácil y muy disfrutón. Cada uno puede acomodar la velocidad de bajada a la que le resulte más interesante y a la vez segura para él.

En este Video o en este otro vídeo se puede ver el descenso de esta disfrutona trialera, si bien en el segundo solo han grabado hasta la confluencia con la variante del tubo y todavía queda bastante más trialera. Como digo hay otra variante, que se coge bajando desde la zona del Ecce Homo y que llega al punto de confluencia que digo, tras pasar por dentro de un tubo de drenaje bajo una pista. En este vídeo se puede ver, siendo una alternativa también muy disfrutona, que confluye con la otra en el minuto 3:05 del vídeo. Por cierto que cuando hice el Ecce homo cogí esta variante pero en sentido contrario, de subida.

En el descenso de los Lagartos

Tras bajar los Lagartos y haber disfrutado como un enano, continuamos hasta el km 32,9 del track donde coincidimos con el recorrido de ida que habíamos hecho antes. Continuamos y nos dirigimos hacia donde se inicia la carretera que sube a Zulema desde la M-300 y cogemos esta carretera. Es una carreterita con carácter de puerto de montaña, que, aunque intento evitar en todo lo posible el asfalto, no queda más remedio que coger si queremos encaminarnos hacia el resto del recorrido. Son solo unos 10 minutos de subida mirados por el reloj, pero se hacen mucho más largos porque es una subida un poco pesada y parece que te has tirado en ella media hora.

Llegamos a la urbanización Zulema y nos encaminamos hacia la trialera corta del Viso que habíamos bajado antes, pero cuando llegamos a ella, seguimos el camino, que se desvía por la izquierda. Cuando el camino se acerca a la pista de asfalto que sube al Cerro del Viso, giramos a la derecha para subir por un senderillo todo lo que podemos. El senderillo va a parar a la penúltima curva de la pista de asfalto, y por tanto abordamos las últimas rampas por ella.

Coronamos por segunda vez en el día, el Cerro del Viso. Bordeamos la cima como antes, en el sentido contrario a las agujas del reloj, y llegamos al punto donde se llega a cima por la pista de tierra.

Llegando a la pista de tierra por la que subimos inicialmente al Cerro del Viso. Un ciclista baja por ella.

Iniciamos el descenso por la pista de tierra, pero cuando llegamos a la primera horquilla nos salimos para hacer el descenso por las trialeras del Cerro del Viso. Estas trialeras acometen la bajada de una forma más directa que la pista de tierra, por lo que en un momento te plantas abajo. Empieza algo empinado, hasta que se cruza otra vez con la pista de tierra, tras lo cual la pendiente suaviza un poco. Unos tramos más o menos empinados y más o menos rotos por surcos, raíces y piedras, nos llevan a un tramito en el que se aprovecha una recta de la pista de tierra y luego se vuelve a salir de la pista por la derecha para acometer el último tramo de trialera, en el que el final es la parte más empinada y conviene acometer con decisión, controlando mucho tanto la velocidad como la frenada.

Esta parte final puede resultar más o menos complicada según el estado en que esté: tierra compacta, barro o tierra suelta. Las veces que más "descontrolado" he bajado ha sido cuando había mucha tierra suelta, pues acabas bajando con la bici medio deslizando junto con un cierto volumen de tierra suelta que baja deslizando a la vez que tú. En cualquier caso se trata de no tirar mucho de freno y dejar rodar la bici lo necesario para que no se descontrole o mejor dicho se descontrole lo menos posible, pues después vas a tener un cierto margen para poder frenar y desacelerarla (siempre que no te pases de exceso de velocidad, claro).

En esta trialera, sin ser tampoco difícil, sí que he visto varias caídas, pero al ser casi todo de tierra, la cosa no pasa de llevarse un revolcón. Alguno he visto rodando como una croqueta junto con la bici, jejeje, pero insisto en que no hay que asustarse pues no creo que se pueda considerar como una trialera difícil y además siempre se puede uno escapar fácilmente a la pista de tierra y/o bajarse de la bici.

Tras haber bajado de esta trialera ya solo queda encaminarse hacia el punto de partida, durante unos 9 km, para finalizar la ruta.

Ni que decir tiene, que el estado de todas las trialeras puede variar mucho de unas ocasiones a otras y de unas épocas del año a otras: en unas habrá barro, en otras habrá tierra suelta, en otras se habrá quedado el terreno muy descarnado y sobresaldrán mucho las raíces y rocas, etc, etc. Pero no creo que en ningún momento lleguen a resultar demasiado complicadas. Sí que es verdad que una vez con barro me caí en el sitio más tonto en la trialera del Barranco del Viso (al deslizarme la rueda delantera con el barro y a continuación quedárseme clavada) y otra vez, la que fui con Iván C y José, había mucho barro en los Lagartos y bajábamos deslizando con la rueda de atrás cruzada y prácticamente rebotando en las paredes del cañón, pero no dejan de ser anécdotas, y en cualquier caso ya sabes que con bajarse de la bici (y sin tener que avergonzarse por ello) se soluciona todo punto complicado.

Tengo en la cabeza algunas interesantes alternativas a algunos de los tramos de este recorrido, así que un día de estos procuraré encadenar todas en una sesión y pondré la correspondiente entrada en el blog como recorrido alternativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario