miércoles, 7 de septiembre de 2016

Cocoll, por el barranco del Galitero

Cocoll, por el barranco del Galitero
Año 2014. Participantes: Yo en solitario

Esta cima se puede subir por varios sitios, pero sin duda uno de los más aventureros es por el agreste barranco del Galitero. La subida por este barranco está plagada de trepadas, pero hay cuatro de ellas que requieren una atención especial ya que sin llegar a ser necesaria la cuerda sí que exigen un pelín de desenvoltura en este tipo de terrenos al tratarse de trepadas algo delicadas y expuestas. Las vertiginosas vistas del barranco desde la cima son el premio final.

Algunas reseñas sobre la subida y/o bajada por este barranco me habían puesto la miel en los labios, así que cuando fui a plantear la ruta de ataque a este unmil ya tenía claro que aunque las alternativas fuesen mucho más fáciles, cómodas, cortas, etc, la subida la iba a hacer por este barranco.

Para la bajada había pensado en las alternativas de bajar de nuevo por el barranco o por la cómoda pista de su ladera oeste. La opción de bajar por la pista daba más kilometraje y parecía más aburrida, y la de bajar de nuevo por el barranco no sabía el tiempo que me podía llevar por si fuera enrevesado y además suponía bajar por el mismo sitio de la subida en lugar de conocer lugares nuevos. No obstante, entre estas dos opciones prefería la de volver a bajar por el barranco ya que por lo menos sería más divertido e incluso si al final pudiera bajar ágil podría suponer un cierto ahorro de tiempo.

El tema del ahorro de tiempo pesaba lo suyo, pues tenía intención, como siempre, de estar de vuelta al chalet para la hora del baño en la piscina, y un recorrido de estas características no tienes ni idea de cuánto te puede acabar llevando; además tenía que contar con aproximadamente 1 hora de coche de vuelta.

En base a todo lo anterior, seguí dándole vueltas al mapa y, viendo fotografías aéreas y observándolas con mucho detalle, me parecía que podía ser factible volver al coche bajando bastante directo a coger el barranco de Encaina (yendo hacia el este, el siguiente al del Galitero) y luego saliéndome del barranco hacia el oeste en dirección al coche.

No obstante no iba a poder saber si era factible hasta que no estuviera allí, así que al final decidí subir a cima por el barranco del Galitero y una vez en la cima decidir si bajar por el barranco del Galitero o por el de Encaina, en función de cómo vea de factible desde cima la bajada por el segundo barranco y lo que haya visto y experimentado en la subida por el primero.

Finalmente una vez allí me arriesgué a bajar por el barranco de Encaina, ahorrando tiempo pero también metiéndome en algún pequeño lío... pero no adelantemos acontecimientos y vamos por orden.

Si quieres, puedes acceder a la lista de los "unmiles" de Alicante visitados en este enlace.

Datos:Actividad: Montañismo;      Zona: Alicante
Cimas: Cocoll (1048 m).
Dificultad/Características: Subida por el barranco del Galitero con numerosas trepadas, cuatro de ellas algo delicadas y expuestas. Descenso bastante aventurero por el barranco de Encaina... quizás si se sabe enlazar bien los supuestos senderos finales puede ir bien, pero si no...
Longitud total: 12,4 km;     Desnivel positivo:  760 m;     Desnivel negativo: 760 m

Tiempos:
Mis tiempos fueron los siguientes:
  • Subida hasta cima: 2,5 horas
  • Estancia en cima: 10 min
  • Descenso hasta el coche: 1 hora 45 min

Track:
Grabado in situ (pincha aquí para acceder al track en wikiloc).




Fecha: 22 de agosto de 2014

A las 7:30 de la mañana estoy soltando ya el coche y preparándome para echar a andar. Ha amanecido hace muy poco Me he levantado bastante temprano ya que tenía aproximadamente una hora de coche hasta aquí. Para ser verano hace algo de fresquete, y es que a pesar de estar en el Levante se nota la combinación: sierra+hora muy temprana+cara norte.

Una vez listo echo a andar. Inicio por el camino de tierra por el que se va sin ningún problema, pero eso va a ser por poco tiempo. Al poco de echar a andar, el camino se pasa a la ladera derecha según subo (hacia el este); ese momento de cruzar el fondo del valle es el de salirse del camino y seguir el barranco por el fondo del valle. No obstante voy un poco ensimismado y me lo paso unos metros. Menos mal que el subconsciente se ha dado cuenta y me avisa... dedico un minutillo a chequear el GPS para asegurarme. Corrijo la equivocación, como puede verse en el km 0,7 del track, y ya comienzo a subir por el fondo del barranco.

De momento no se sube del todo mal. El fondo del barranco está relativamente limpio de vegetación, por lo que solo dificulta el avanzar el que se trate mayoritariamente de bloques de roca más o menos grandes y grava. Digamos que no es precisamente un camino o sendero cómodo y se progresa más lento y haciendo trabajar más a los tobillos.

El fondo del barranco empieza con bloques de roca y grava y más o menos limpio de vegetación

Al rato llego a la primera presa que hay en el barranco. No es muy alta, pero es un obstáculo. Enseguida veo el "by-pass" por el lado izquierdo que permite sortear la presa y nada más rebasarla se vuelve al cauce. Ni que decir tiene que en Alicante y en estas fechas, pues agua nada de nada... aunque sí que se nota muchísima humedad y voy empapado más por la humedad que por el sudor.

Rebasando la primera presa

Continúo subiendo por el barranco durante bastante rato. He leído las reseñas de hablan de los cinco resaltes que hay en el barranco y me pregunto si serán muy complicados o por el contrario la gente exagera y ve dificultad donde no es para tanto. Llego a una trepada que destaca sobre las demás y pienso que puede ser el primer resalte... pues ciertamente no es para tanto... pienso para mí que la gente que está acostumbrada a solo andar, en cuanto hay que usar un poco las manos y elevarse unos metros del suelo ya les parece una gran dificultad.

Se van encontrado algunas trepadas sin dificultad

Continúo avanzando más rato. El barranco se va encajonando y estrechando cada vez más, a la vez que va describiendo eses más acusadas. El entorno es muy llamativo y también destacan las paredes por el lado izquierdo que se remontan hasta muchísimos metros más arriba, donde intuyo que debe andar la cima de Cocoll.
 
Se ve que el barranco se va a encajonar y empieza a serpentear
Esto es un poco más adelante.

Al poco acabo encontrándome realmente el primer resalte serio. Pues ciertamente... parece que lo que había pasado antes no era el primer resalte sino que es éste, y que las valoraciones de que son delicados al menos no son muy exageradas. Es una trepada en la que la parte superior hace como una especie de tobogán algo pulido. Trepo este resalte, en el que la parte superior es la más "rara" en cuanto a que se hace prácticamente en adherencia, pero tampoco resulta muy complicada (para los que estamos acostumbrados a las trepadas), debido a la forma de la roca y a que su superficie no agarra mal.

Este es el primer resalte serio
La parte superior tiene aspecto de tobogán

Al poco de haber superado el primer resalte, me encuentro el segundo. Son como unas gradas que no se trepan del todo mal. Enseguida lo rebaso y continúo.

El segundo resalte son una especie de gradas que no se trepan mal

Llego al tercer resalte. Es claramente el que más guerra me da. Está muy poblado de zarzas, lo que reduce mucho las posibles "rutas" para poder superarlo. He visto posteriormente fotos de este resalte y no salen todas las zarzas que me he encontré, así que parece que lo pillé en un "mal momento" y en un estado bastante "asalvajado". Posiblemente sin tanta zarza y vegetación sea más fácil. Tengo que ir ingeniándomelas para ver por dónde voy trepando para ir esquivando las zarzas, ya que unas me imposibilitan acceder a algunos sitios desde donde intentar atacar el resalte y otras me entorpecen la propia progresión por el resalte. Al final voy buscándome la vida para poder pasar y con cuidado acabo superando el resalte. No puedo evitar el volver a mirar hacia abajo tras coronar el resalte, ya que no ha resultado del todo fácil y en parte ha sido un rompecabezas; gran parte de culpa la ha tenido la vegetación que me ha obligado a buscar un recorrido mínimamente viable.

El tercer resalte es el que más guerra me da, porque me lo encuentro muy poblado de zarzas
Vista hacia abajo una vez superado el tercer resalte. Se ve la abundancia de vegetación que lo complica

Continúo y alcanzo el cuarto y último de los resaltes singulares. Éste es el más alto, pero tampoco presenta una dificultad más allá de la que han tenido los anteriores tres resaltes. Enseguida doy cuenta de este resalte.

El cuarto y último resalte singular es el más alto

Continúo por el barranco. Por cierto, que veo algún punto verde en las rocas que parece marcar la ruta, aunque ciertamente no tiene mucha pérdida, ya que se trata de ir todo el rato por el fondo del barranco.

Algún punto verde en la roca parecen querer marcar la ruta

Más adelante acabo alcanzando la segunda presa, claramente más alta que la primera. Aprovecho para hacerme un autorretrato y así salir en alguna foto.

Un autorretrato con la presa de arriba de fondo. Estoy algo empapado, más por la humedad que por el sudor

Hay un senderillo por la izquierda que esquiva fácilmente la presa, así que lo tomo y la rebaso. El senderillo tiene algún punto resbaladizo en el que hay que tener un pelín de cuidado por la combinación de tierra suelta e inclinación, pero se recorre sin problemas.

Rebasando la segunda presa, notablemente más alta que la primera

El barranco se abre bastante y pierde casi toda su condición de abrupto y rocoso al empezar a abundar la tierra y pequeña vegetación.

El barranco ya pierde su carácter rocoso y abrupto

Observando el entorno y el mapa se me ocurre una idea: tengo que empalmar con un camino que está justo al otro lado de la loma que hay a mi izquierda. La ruta hace un amplio bordeo a esa loma y a mí se me ocurre intentar acortar subiendo y bajando la loma por el otro lado para evitar el rodeo. El terreno, con vegetación muy baja y pocas rocas no parece presentar problemas para ello. Así decido y al poco de haber superado la segunda presa me salgo del barranco, que ya casi ni parece barranco, por mi izquierda.

Saliéndome del barranco por mi izquierda, aunque ya se aprecia que quedaba poco de barranco

La loma tiene algo menos de 100 m de desnivel, así que tampoco tardo mucho en subirla ya que no me presenta ningún problema. El problema me lo encuentro al bajar de nuevo al camino, el cual se visiona rápidamente: hay unos cultivos, lo cual en sí mismo no presenta ningún problema, pero el problema es que están vallados... vaya faena. Voy recorriendo el vallado hasta que encuentro la forma de poder atravesarlos y salir al camino. Pierdo algo de tiempo en ello, así que la jugada no me ha salido tan bien como pensaba y posiblemente habría valido la pena haber terminado el barranco hasta las casas del Pla de Dalt y haber enlazado cómodamente con el camino, en vez de complicarme.

Cerca de coronar la loma, y de meterme en sol después de haber subido todo el rato en sombra

A partir de aquí se acabó la sombra. Tengo unas magníficas vistas del Aixortá, uno de mis planes a corto plazo de por aquí, así que me entretengo un poco en observarlo ya que tengo previsto atacarlo por la cara norte, que es la que se ve.

Al fondo, el Aixortá

Subo por el camino. Es una pista de tierra en muy buen estado. Es cómodo subir por aquí, pero entre que está en muy buen estado y que no hay ni una puñetera sombra, la verdad es que se hace un poco aburrido. Lo único es que se avanza más rápido y cunde más.

Vista atrás de la subida por esta pista de tierra en magnífico estado, pero sin una sombra

Enseguida tengo a mi derecha una pista de aterrizaje de tierra a mi izquierda, se supone que para avionetas, y un poco más adelante alcanzo unas instalaciones con un helipuerto. Al parecer es una especie de pequeña base aérea, un tanto rural  por la ausencia de asfalto, de la Generalitat Valenciana principalmente para labores forestales y medioambientales. El vértice geodésico ya lo tengo a la vista.

Una pista de aterrizaje de tierra a mi derecha (es una vista hacia atrás)
Una especie de pequeña base aérea forestal. Al fondo se ve la caseta forestal de la cima y a su izquierda el vértice geodésico

No tardo mucho en alcanzar el vértice geodésico, junto al cual hay una pequeña caseta forestal.

Me entretengo unos minutos en el vértice geodésico, no solo haciendo la foto de rigor, bebiendo y dando cuenta de un pequeño bocadillo que llevo, sino también disfrutando de las magníficas vistas que tengo a mi alrededor. El paisaje de fondo en todas las direcciones es magnífico, pero hay algo que me sorprende y resulta realmente impresionante: las vertiginosas vistas desde aquí del barranco del Galitero, por el que he subido y del que nos separa en este punto una diferencia de altitud de unos 550 metros bastante verticales.

Foto cimera
Aixortá desde la cima
Más a lo lejos también se ve Aitana. Visto aquí con zoom
Esta cima creo que es Alfaro
Vistas hacia el norte. La pista que se ve al fondo subiendo haciendo zetas es la continuación de la que me he salido para continuar por el fondo del barranco y la que deben seguir los que quieran subir a esta cima de forma menos salvaje
Y a mis pies el fondo del barranco del Galitero, 550 metros más abajo
Un zoom de la pista

Bueno, ahora falta decidir qué opción elijo para la vuelta. La verdad es que mi espíritu aventurero me pide a gritos bajar por la vertiginosa canal que conduce directamente al fondo del barranco del Galitero. Si fuera sin problemas de horario me arriesgaría a bajar por la canal destrepando, con idea de si me encontrara algún punto a partir del cual no puedo seguir tendría que volver a subir a cima, pero asumiría ese riesgo más que probable. No obstante mi cabeza fría me dice que para no comprometer el horario no debo arriesgarme a semejante fregado y que opte por las dos opciones que barajaba antes de llegar aquí: bajar de nuevo por el barranco del Galitero o intentar bajar por el barranco de Encaina.

Tras intentar visualizar la posible bajada por el barranco de la Encaina parece viable bajar por él y luego enlazar con algún camino y posterior sendero que aparecen en el mapa del IGN. Es un poco lotería, pero como la pinta no es muy mala decido aventurarme por él.

Empiezo a bajar a media ladera mientras lo vea bien, accediendo poco a poco al fondo del barranco de Encaina. Voy avanzando campo a través, pero de momento se avanza bien.

Algún tramito de pedrera de piedras tamaño grava va apareciendo, cada vez más a menudo, lo cual incordia un poco en el avance al resultar muy deslizante. También me encuentro una especie de barrera de roca que recorre a todo lo ancho en una buena amplitud, pero acabo encontrando un punto de paso en el que destrepando alrededor de 3 o 4 metros consigo rebasar.

Sufriendo los cada vez más frecuentes tramos de pedrera de grava acabo llegando al fondo del barranco.

Por terreno medio pedreroso alcanzo el fondo del barranco

Por el fondo del barranco ya avanzo mucho mejor, aunque hay algún pequeño resalte que destrepar, pero nada realmente importante y destacable. Hay algún punto verde que denota que alguna ruta pasa por aquí, lo que en principio es buena señal.

Algún destrepe, sin mucha complicación, me encuentro por el fondo del barranco de Encaina
Pero en general se avanza bien... hasta que más abajo me envuelva la vegetación
Algún punto verde en el fondo del barranco de Encaina

Sin embargo más abajo empieza a crecer exponencialmente la vegetación, pasando de dificultar el tránsito hasta prácticamente impedirlo del todo. En ese momento consulto el mapa y veo que saliéndome por el barranco por la izquierda puedo llegar a parar a un camino por el que avanzar en dirección al barranco del Galitero. Ese camino lo tengo a escasos metros pero... la vegetación es tan espesa que es una auténtica odisea conseguir llegar a él.

Tras arduas peleas con la vegetación y con las piernas y brazos llenos de arañazos consigo alcanzar el dichoso camino. Es un camino amplio, que en teoría hacia el este bajaría hacia la carretera CV-720 y luego tendría que andar por ella alrededor de 1,2 km hasta llegar al coche, y hacia el oeste se encamina hacia el barranco del Galitero pero sin bajar al fondo sino subiendo luego por su ladera este hasta morir en ninguna parte, según el mapa. Como tampoco he visto nada clara la continuidad del camino hacia el este, que es de donde vengo, y además según el mapa siguiendo el mapa hacia el oeste aparece un sendero por el que parece que se puede bajar más o menos directo hacia el coche, decido ir hacia el oeste, en busca de ese sendero.

Recorro el camino, que tiene tendencia de subida, hasta la altura de donde debe salir por la derecha el sendero hacia abajo... bueno, no se ve un sendero claro, pero parece intuirse algo... vamos a probar...

El sendero casi imaginario desaparece y aparece apenas intuible constantemente. El GPS marca que voy sobre él, así que confío en que voy bien... pero pronto la vegetación, que ya iba dificultando el recorrido, se pone más drástica y a ponerlo complicado, y del sendero... ya ni se intuye nada. A esto se añade que un poco más abajo me voy encontrando muros de piedra que tengo que medio saltar-medio destrepar... vaya historia de bajada... Oigo la carretera, que está cerca, pues los coches se oyen muy cerca, pero cuesta horrores avanzar por aquí... ya opto por ir de la forma más directa a la carretera, pues está igual de complicado ir por un sitio que por otro y así al menos acorto distancia.

Cuando ya voy a salir a la carretera me encuentro la sorpresa de la jornada: me asomo y estoy en la carretera... ¡pero unos 6 metros más alto! He salido a un talud de la carretera, que está protegido por una malla metálica para contener los desprendimientos. La alternativa es volver a entrar a pelearme con la vegetación para intentar ir a parar a la zona del coche... opción que no quiero ver ni en pintura, así que solo queda una salida: destrepar el talud por la malla metálica.

Vaya faena... para acceder a la carretera tengo que destrepar por la malla metálica de un talud de unos 6 metros de alto

Empiezo a destrepar la malla metálica mientras rezo para que no me vea ningún coche... ¡van a pensar que qué narices hacer este pirado aquí subido! Rápidamente aterrizo en el arcén... ¡bien!, ¡casi no me creo que se hayan acabado todos estos impedimentos y torturas que me estoy encontrando!

El talud recubierto de malla metálica que acabo de destrepar

Una vez en la carretera recorro los alrededor de 500 metros que me separan del coche, al que llego antes de que sean las 12 de la mañana, una hora perfecta a pesar de todos los obstáculos e impedimentos sufridos.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario