miércoles, 7 de febrero de 2018

Mogote del Cervunal (Cabeza Nevada)

Mogote del Cervunal (Cabeza Nevada)
Año 2011. Participantes: Ana, Carlos, David, Fran, Guillermo, Jesús, José, Juanfran, Juanma y yo.

Rematamos el fin de semana invernal en el circo de la Laguna Grande de Gredos con la ascensión al Mogote del Cervunal, también conocido como Cabeza Nevada. Se trata de otro de los clásicos de la zona.

Este artículo es continuación del artículo del Peñón del Casquerazo.

Después de haber llegado ayer al refugio de Laguna Grande y haber subido el Peñón del Casquerazo y vuelto al refugio, afrontamos hoy la jornada del domingo en la que tenemos prevista la ascensión al Mogote del Cervunal, también conocido como Cabeza Nevada, y el retorno a la Plataforma, donde tenemos los coches para volver a Madrid.

Mogote del Cervunal (Cabeza Nevada) (6 de febrero de 2011)

Datos: 
Actividad: Alpinismo/Montañismo;      Zona: Sierra de Gredos
Cimas: Mogote del Cervunal  (2426 m)
Dificultades: No encontramos dificultades reseñables. Lo único es que llegando a cima por precaución llevábamos a mano nuestros piolets por la presencia de nieve tan helada junto con las fuertes pendientes y caída que teníamos a nuestra derecha.  
Longitud total: 13,4 km;     Desnivel acumulado positivo:  1010 m;     Desnivel acumulado negativo: 1190 m

Tiempos:

Pongo aquí nuestros tiempos aproximados, incluyendo paradas y todo; también hay que tener en cuenta que los tiempos se ralentizan cuando los grupos empiezan a ser algo numerosos y heterogéneos, por llevar un ritmo más lento y hacer más paradas y más largas.  
  • Refugio Laguna Grande-Cima del Cervunal: algo menos de 2,5 horas
  • Cima del Cervunal-Refugio Laguna Grande-La Plataforma: algo más de 4 horas

Track: 
Generado sobre mapa y con ayuda de otros tracks (pincha aquí para acceder al track en wikiloc).
 

Índice IBP: 126


Fecha:  6 de febrero de 2011

Nos levantamos... parece que hoy también va a hacer un buen día. Desayunamos y preparamos todo. Decidimos llevarnos todo para no tener que pasar por el refugio a la vuelta y así intentar atajar algo hacia los Barrerones; eso conlleva cargar con todo el peso de la mochila llena a cuestas; ya veremos luego con lo que podamos atajar si compensa o no... Por su parte, Guillermo, que se ha traído los esquís, se descuelga del grupo y opta por irse por libre a hacer otras cosas.
 
Una vez estamos todos listos iniciamos la marcha. Los primeros compases son con pendientes muy suaves así que avanzamos bien. Hay bastante nieve pero tampoco supone un gran problema.
 
Una paradita de reagrupamiento que aprovechamos para sacar una foto...
... ésta misma

Cuando hemos andado alrededor de un kilómetro nos vamos encontrando ya pendientes más acusadas y enseguida tenemos que acometer la subida al collado que hay junto al Risco Negro. Esta subida va haciendo zetas para poder subir los aproximadamente 100 metros de desnivel finales para coronar el collado. En este punto, Juanma decide no seguir y esperarnos allí, así que de los diez integrantes del fin de semana ya nos quedamos en ocho.
 
Zetas de subida al collado que se ve en el horizonte y nos permitirá pasar al valle de El Gargantón
 
Continuamos por el otro lado del collado, bajando hacia el fondo del valle con agradable sol. Enfrente nuestra ya tenemos al Cervunal en todo su esplendor. Por el fondo del Valle intenta asomar el río entre la nieve, y al otro lado ya vemos la empinada ladera que nos va a tocar remontar después para alcanzar el hombro Este del Cervunal.
 
Bajando por el otro lado del collado
Si subimos un poco la vista vemos al Cervunal en todo su esplendor. Nuestro siguiente paso es cruzar al otro lado del valle y alcanzar el hombro Este, que es el de la derecha.

Llegamos al río, que cruzamos sin problemas, y comenzamos la subida de la empinada ladera, haciendo amplias zetas. Esta subida con los mochilones requiere un cierto esfuerzo, así que cada uno va subiendo a su ritmo y el grupo inevitablemente se va desparramando.
 
Vista atrás donde se ve a dos personas bajando del collado a punto de llegar al río
Vista atrás ya subiendo hacia el hombro. En esta foto se ve perfectamente el collado y el "sendero" de bajada del mismo

Vista más a la izquierda, hacia la zona de los Barrerones y el Morezón
Este es el panorama de subida que tenemos, haciendo zetas de un lado a otro
Y la magnífica vista un poco a la izquierda

Tras remontar la ladera y llegar al hombro Este, ahora toca remontar por el cordal hasta cima. La pendiente todavía es alta, pero dando la impresión de que ya queda relativamente poco para la cima parece que se acomete con más ilusión. No obstante queda algo más de lo que aparenta.
 
Un zoom de los Barrerones
Vista hacia el Morezón
El espectáculo es magnífico. El que se ve en el centro y más cerca es el collado que pasamos antes
Una panorámica hacia la zona de los Barrerones

Por el lado derecho hay una pendiente muy fuerte y una enorme caída, junto con una nieve helada y petrificada por el frío y las ventiscas, así que por precaución sacamos los piolets y los llevamos a mano; no se trata de un tramo estrecho ni difícil ni mucho menos, pero es mejor prevenir que una cosa tan tonta como por ejemplo un tropezón por un enganchón de los crampones te haga deslizar y sin un piolet que te permita hacer autodetención caerías sin remedio hacia el abismo.
 
Finalmente llegamos a la cima del Cervunal, pero algunos de momento se han quedado por el camino. En la cima contemplamos las vistas y nos hacemos una primera foto cimera por si los que quedan por llegar no lo hacen. Aprovechamos para picotear un poco.
 
Primera foto cimera, esperando a que vayan llegando los demás. Fran es el que hace la foto
Fran posando con el Amanzor al fondo del todo
Vistas hacia el cordal de la Galana. A la derecha  y abajo se ve la última de las Cinco Lagunas
Otra foto en la que se ve la última laguna y también el final de la penúltima
Vista un poco más a la derecha
 
Van llegando los rezagados y aproximadamente veinte minutos después nos hemos acabado juntando los ocho en la cima. Ahora sí que nos hacemos las fotos cimeras con todos menos el que hace la foto; de hecho aunque aquí solo ponga una nos hicimos unas cuantas..
 

Foto del grupo completo menos José que está haciendo la foto

Echamos un ratillo en la cima. El solecillo nos hace estar a gusto y el día tan soleado y despejado, junto con el magnífico mirador que es esta cima, provoca que nos cueste pensar en bajar. Pero hay que decidirse a ello.
 
Iniciamos el descenso, que lo hacemos un poco más directo que la subida, así que tampoco nos lleva mucho alcanzar de nuevo el río de El Gargantón, donde hacemos una parada para reagruparnos.
 
Vista atrás de la subida (o bajada en este caso) al hombro este del Cervunal desde el río de El Gargantón
 
 
A continuación hacemos la subida al collado junto al Risco Negro y bajamos por el otro lado; estamos siguiendo el mismo recorrido que hemos hecho a la ida pero a la inversa. Por cierto que en el collado ya no hay ni rastro de Juanma, con lo que al final suponemos que ha emprendido el camino de regreso al coche y así irlo haciendo tranquilamente.
 
Según avanzamos vamos observado si hay una forma fácil para pasarse a la ladera de los Barrerones y empalmar con el camino hacia la Plataforma, pero de momento no se ve nada claro, así que acabamos acercándonos bastante hacia el refugio antes de ver un posible atajo que no nos meta en ninguna movida.
 
El atajo que hemos cogido no va del todo mal, cruzando por lo que sería la cola de la Laguna. Creo que hay un sendero por aquí, o al menos eso parece intuirse en el mapa, pero lo cierto es que la nieve está bastante virgen; no obstante, supongo que es que no es un sendero que se use mucho habitualmente.
 
Acabamos enlazando con la subida a los Barrerones y ya seguimos la ruta normal hacia la Plataforma. Esta subida a los Barrerones de vuelta a casa siempre se hace muy pesada, pues al cansancio de los días que hayas estado hay que añadirle las ganas que ya tiene uno de llegar al coche y a casa.
 
Subiendo hacia los Barrerones
 
Llegando a los Barrerones no podemos evitar mirar constantemente al Cervunal desde aquí, pues se ve perfectamente el recorrido que hemos seguido para coronarlo y uno va dibujándolo mentalmente.
 
Vistas que tenemos del Cervunal y el recorrido que hemos realizado. En el lado derecho de la cima se aprecia las pendientes y caída que he comentado en la aproximación a cima
 
 
Desde los Barrerones ya solo queda bajada hasta el coche, pero que se hace algo larga. Finalmente llegamos a la Plataforma, donde efectivamente nos está esperando Juanma. Tras cambiarnos cogemos los coches y no dudamos de hacer una parada en Hoyos del Espino, de nuevo en el bar de los bocatas, para pasar un rato distendido tomando unos bocatas acompañado de unas cervezas antes de emprender la definitiva vuelta a casa.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario