miércoles, 21 de mayo de 2014

Escalada: Frontales para escalada

Escalada: Frontales para escalada

No, no me he vuelto loco y me voy a ir a escalar por las noches. Se trata de los casos en que o bien empiezas a escalar de madrugada antes de que amanezca, o también por precaución si en una vía de escalada suficientemente larga se te echa la noche antes de finalizarla, o una vez finalizada pero te queda localizar rápeles para descender, destrepes o simplemente en terrenos complicados localizar puntos de paso.

Es evidente que cuanto menos lo tengas que usar mejor, pero cuando te planteas retos de un cierto compromiso empiezas a plantearte que tu frontal de uso habitual, que funciona perfectamente para andar por la montaña de noche, se va a quedar claramente corto en actividades de escalada y rápel donde necesitas una visión a larga distancia.

¿Qué es lo que buscamos en estos casos? Pues evidentemente localizar objetos a larga distancia, como pueden ser chapas de escalada, localizar una reunión, un árbol lejano al cual debamos dirigirnos, una plataforma donde aterrizar en un rápel, etc, etc. No buscamos tanto la "luz ambiental" que dan la mayoría de los frontales sino más bien una luz focalizada a larga distancia para localizar lo que nos interese.

Voy a exponer el razonamiento que he seguido para llega hasta el frontal que me he comprado. 

Requisitos

Analizamos lo que nos interesa:
  • Un frontal ligero: en la escalada es importante economizar pesos
  • Una luz con un alcance de como mínimo 50 metros, o mejor 60 metros: es la distancia máxima de un largo o un rápel
  • Que las pilas o baterías duren cuantas más horas mejor, y que no se resienta mucho la intensidad lumínica con el paso de las horas
  • Que el frontal esté suficientemente protegido contra el agua y la humedad
  • Que el frontal funcione bien en condiciones extremas de temperatura: en actividades invernales no es tan raro alcanzar temperaturas por debajo de -20ºC
  • Que sea cómodo
  • Que la luz sea orientable en vertical
  • Que no se pueda encender accidentalmente dentro de la mochila: imagina que cuando lo vas a usar se le han acabado las baterías por llevar un montón de horas encendido dentro de la mochila al haberse encendido por la presión de otros objetos de la mochila...
Otros requisitos no tan vitales, pero también interesantes:
  • Que el frontal tenga luz roja: para no molestar en refugios
  • Que la intensidad de luz sea regulable, para economizar batería y además no deslumbrar cuando no necesitas tanta luz
  • Que no salga excesivamente caro

Modelos que cumplen los requisitos

Con respecto a que sea un frontal ligero: los modelos que llevan una batería aparte, separada del compartimento del foco, proporcionan unas estupendas prestaciones de cantidad de luz y duración de batería, pero son algo más pesados que los modelos más simples en los que las baterías y el foco están integrados en un mismo "módulo". Escogemos por tanto la tipología de frontal compacto.

Para el cumplimiento del resto de condiciones necesarias, vamos a escoger frontales de cierta marca que aporten garantías de fortaleza, comodidad, prestaciones, funcionamiento en condiciones extremas, etc, y dentro de estas marcas que tengan modelos con un alcance de luz de al menos 50 metros, lo que viene a exigir que superen los 90-100 lúmenes de intensidad lumínica.

He tenido dos Petlz (uno de ellos lo sigo teniendo) y otros de marcas menos prestigiosas en este campo, y tengo que decir que los Petlz siempre me han dado muy buen resultado, sorprendiéndome lo bien que han funcionado en condiciones extremadamente duras. Por tanto Petlz es una de las marcas que voy a tener en cuenta. Las otras dos que voy a considerar son Black Diamond y Led Lenser. Seguro que me dejo alguna marca en el tintero con productos interesantes, pero si es así no ha sido conscientemente. Por otro lado, en el campo de la espeleología hay frontales muy buenos, pero no suelen cumplir el requisito de ser compactos.

Dentro de estas tres marcas que he seleccionado, los modelos que, bajo mi punto de vista, mejor cumplen los requisitos indispensables son:
  • En Petzl el modelo Tikka XP
  • En Black Diamond el modelo Spot
  • En Led Lenser, el modelo SEO5
La verdad es que desde la última vez que había observado el mercado de frontales, me he encontrado con una importante evolución. Todas las marcas se han puesto las pilas y han ido sacando modelos con prestaciones mucho mejores de las que tenían con precios bastante razonables en comparación con antes. En Petzl lo he notado muchísimo. Se nota que hay una feroz competencia entre las marcas.

En estas marcas hay modelos superiores a los "elegidos" que también cumplen los requisitos y además presentan alguna mejora, pero a costa de incrementar notablemente el precio (de unos 50€ de media de estos modelos, pasa a unos 80 € de media de sus "hermanos mayores"). Las mejoras, dependiendo de cada marca, suelen consistir en algo más de potencia lumínica, un regulador automático de luz e incorporar batería recargable en lugar de pilas AAA.

El hecho de que den más potencia lumínica está bien, pero si su hermano menor ya da más que suficiente potencia lumínica no tiene sentido gastarse más; además la mayor potencia lumínica suele ir asociada a una menor duración de las baterías.

En cuanto a usar batería recargable en lugar de pilas, depende del criterio de cada uno. Yo prefiero usar pilas recargables normales: con unas pilas recargables de buena calidad y un cargador de pilas electrónico el resultado es muy bueno e incluso se consigue algo más de duración y además puedes tener fácilmente de repuesto. No obstante las baterías recargables también son interesantes y sobre todo si no tienes un buen cargador de pilas.

Por último, la autoregulación de la intensidad lumínica es algo bastante interesante: el frontal mide la luz necesaria y ajusta automáticamente la intensidad lumínica a esa necesidad. Puedes estar mirando a donde necesites mucha luz y luego girarte a hablar con tu compañero y la intensidad de luz se baja automáticamente y evitas deslumbrarle. No obstante, la cuestión es, ¿hasta cuánto estás dispuesto a pagar por esta prestación?, pues como digo el precio de estos frontales sube un buen escalón.

En algún caso también hay algún modelo inferior que cumpliría los requisitos, pero lo haría de una forma más ajustada y el ahorro económico no llega a ser muy significativo, por lo que bajo mi punto de vista no vale la pena.

Vamos a ir ahora al grano para ver los tres modelos seleccionados.

Características de los modelos seleccionados

Las principales prestaciones técnicas de los tres modelos son las siguientes:

Petzl Tikka XP:
Luminosidad mínima/máxima: 5 lúmenes/120 lúmenes (boost 160 lúmenes)
Alcance mínimo/máximo: 8 m/ 50 m (boost 70 m)
Peso: 85 g.
Autonomía mínima/máxima: 2 h/50 h
Estanqueidad: IP X4
Enlace a la página web del producto
Black Diamond Spot:
Luminosidad mínima/máxima: 4 lúmenes/130 lúmenes
Alcance mínimo/máximo: 8 m/75 m
Peso: 90 g.
Autonomía mínima/máxima: 50 h/200 h
Estanqueidad: IP X4
Enlace a la página web del producto 
Led Lenser SEO5:
Luminosidad mínima/máxima: 20 lúmenes/180 lúmenes
Alcance mínimo/máximo: 40 m/120 m
Peso: 105 g.
Autonomía mínima/máxima: 7 h/25 h
Estanqueidad: IP X6
Enlace a la página web del producto

Los tres tienen luz roja, luz intermitente, regulación continua de intensidad lumínica (no solo con 2 o 3 escalones de luz), regulación en altura, selección inteligente de modos,... y una serie de prestaciones que están realmente bien, pero en las que no voy a entrar porque son para los tres más o menos iguales y las podéis ver en la página web del producto cuyos enlaces os he puesto más arriba. Asimismo, los tres resultan bastante cómodos una vez puestos.

En cuanto a su aspecto físico, el de Petlz muestra una apariencia de calidad excelente, bajo mi punto de vista algo superior a los otros dos, aunque todos son de muy buena calidad. También se muestra ligeramente más pequeño y a primera vista aparenta ser algo más cómodo que sus competidores; pero en cualquier caso no hay grandes diferencias y sus competidores son también cómodos. También tengo que decir que he tenido dos frontales Petlz, uno todavía lo tengo y otro se me cayó montaña abajo y no lo pude recuperar. En ambos casos me han dado un excelente resultado y han funcionado a la perfección incluso en las condiciones climáticas más duras de frío realmente intenso (hablo de temperaturas de -20ºC), viento y precipitaciones. El que todavía conservo sigue como nuevo.

Vistas las principales prestaciones técnicas que he reflejado un poco más arriba, destacan por un lado el Led Lenser, por su enorme alcance de 120 m con sus 180 lúmenes, y el Black Diamond, que junta un alcance más que suficiente con un peso bajo y una autonomía increíble... tanto que a mí me cuesta creer que sea totalmente cierta o que se mida en las mismas condiciones que en otros frontales. Resulta difícil creer que se puedan mantener 130 lúmenes durante 50 horas con tres pilas AAA. A este respecto hay que tener cuidado, pues recuerdo que en modelos más antiguos de Petlz si comparabas un frontal con el doble de lúmenes que otro, dentro de la misma marca, el de doble de lúmenes costaba alrededor de un 80% más en ese momento, pero sin embargo este doble de lúmenes era un poco ficticio pues al cabo de muy pocas horas de funcionamiento el rendimiento de las pilas caía y los lúmenes se igualaban, con lo que esa mejor potencia máxima de uno con respecto a otro solo la disfrutabas a lo mejor las dos o tres primeras horas de funcionamiento tras poner pilas nuevas, a pesar de pagar casi el doble por ese frontal más caro. Hay que destacar también que el modelo de Petlz tiene una función "boost" que al activarla proporciona 160 lúmenes durante unos 10 segundos, transcurridos los cuales el frontal vuelve a sus 120 lúmenes máximos.

El Black Diamond también parece que tiene un precio medio ligeramente inferior al de sus competidores, pero, ojo, hablo de precio medio porque se pueden llegar a encontrar ofertas con mejor precio de alguno de sus otros dos competidores.

Mientras que sus rivales se quedan en la especificación IP X4, el Led Lenser cumple las especificaciones de estanqueidad IP X6. Con la IP X4 se asegura que el frontal está suficientemente protegido frente a lluvias, salpicaduras y cosas por el estilo. Con la IP X6 que certifica el Led Lenser en teoría se te podría, por ejemplo, caer el frontal a un río y hundirse y al rescatarlo estaría como si nada.
 
Como veis hay motivos para decantarse por cualquiera de los tres.

Sin embargo hay una característica que no he comentado todavía y que es la que me ha hecho, en mi caso, inclinar la balanza por uno de ellos, ya que para el objetivo que busco la considero muy importante: la focalización de la luz. Se trata de que tú puedas optar, según la necesidad, entre:
  • una luz más ambiental, es decir, con un cierto campo de visión a lo ancho, que te permita controlar tus alrededores. Es el  uso más habitual de los frontales para trekking normal o cuando estás acampado.
  • una luz más focalizada, es decir, que el haz de luz se concentre en una dirección con objeto de conseguir mayor luminosidad y mayor alcance en esa dirección. Es el modo que usaríamos para localizar un objeto lejano como por ejemplo para buscar una reunión, una instalación de rápel, el punto de "aterrizaje" de un rápel, etc.
En este sentido los tres modelos difieren bastante entre sí en la forma de conseguirlo y en los resultados obtenidos:

El Black Diamond tiene diferentes tipos de leds. Tiene dos de potencia "normal" y uno de triple potencia (hablo solo de los leds blancos, que es lo que estamos tratando ahora). El de triple potencia está en el centro del frontal y los otros dos a los lados. Tú puedes optar entre encender los dos de potencia "normal" y conseguir una luz más ambiental, o encender el de triple potencia que tiene además una luz algo más focalizada a través de una lente.

El Petlz usa un sistema algo parecido: tiene un led de "luz ambiental" y otro de luz focalizada. Se encuentran uno al lado del otro, cada uno como un foco independiente con su lente para hacer el efecto correspondiente. Tú puedes optar entre encender uno, otro,... o también puedes encender los dos a la vez y conseguir ambos efectos.

El Led Lenser tiene un único led de gran potencia, pero dotado con una lente giratoria. Rotando esa lente con la ruedecilla-corona que la rodea a tal fin, se consigue controlar la focalización de la luz. Es decir, se puede regular la focalización al gusto y no hay solo dos posiciones como en los otros dos modelos.

Los resultados del Black Diamond y el Petlz no los puedo valorar del todo ya que solo los he podido probar encendidos en la tienda. No obstante la impresión que he tenido al probarlos en la tienda es que la luz ambiental está bien, pero la focalización es relativa, pareciendo buscar un compromiso entre alcance y una cierta amplitud del haz, ya que esta focalización no se puede regular.

En cambio el Led Lenser, que tengo y por tanto sí que he tenido ocasión de probar bien, consigue unos resultados sorprendentes, ya que a su gran potencia lumínica se une el poder regular la focalización hasta reducirla a una zona relativamente pequeña y así conseguir un alcance impresionante y una potencia lumínica muy alta en esa zona. Si se quiere más luz ambiental basta con rotar la lente en sentido contrario hasta dejarlo al gusto de cada uno; el sistema funciona realmente bien. Independientemente de la focalización, en potencia lumínica máxima también da la impresión que supera holgadamente a sus rivales.

Bueno, ya conocéis cual ha sido mi elección. No obstante, cualquier elección es buena y dependerá de para qué vayas a usar el frontal, la importancia que cada uno dé a los diferentes aspectos del frontal, y en definitiva de la forma de pensar de cada uno, que no tiene por qué coincidir con la mía. Solo he querido reflejar mis razonamientos para llegar al modelo que he escogido. También tened en cuenta que me he podido dejar en el tintero marcas con modelos interesantes, pues ya habéis visto que de primeras me he centrado en las tres marcas que conocía que tenía modelos que encajaban con lo que buscaba y que tienen buena reputación.

Al final de este artículo he puesto un último apartado en el que expongo mis valoraciones tras haber usado en unas cuantas ocasiones el frontal elegido (Led Lenser SEO5).

El "hermano mayor"

Una última cuestión es la de, una vez escogido el Led Lenser SEO5, si pudiera resultar interesante optar en su lugar por el Led Lenser SEO7R, su "hermano mayor".
Luminosidad mínima/máxima: 20 lúmenes/220 lúmenes
Alcance mínimo/máximo: 40 m/130 m
Peso: 105 g.
Autonomía mínima/máxima: 5 h/20 h
Estanqueidad: IP X6
Enlace a la página web del producto
La diferencia en precio son unos 30 €.

Las diferencias de prestaciones son cuatro: una potencia lumínica máxima de 220 lúmenes, la autoregulación de la intensidad de luz, el usar batería recargable en lugar de pilas, y el reducirse su autonomía mínima/máxima a 5h/20h.

La intensidad luminosa máxima del SEO5 ya es más que suficiente, por lo que no resulta de especial interés que ésta sea un poco más alta, salvo que lo uses también para otras actividades que pueden requerir mucha iluminación como por ejemplo en espeleología o para trail runnings muy técnicos que requieran mucha luz ambiental y cuanto más fuerte mejor. De todas formas la intensidad luminosa máxima no es más que un 22% mayor según las cifras del fabricante, así que tampoco esperes una diferencia abismal.

La autoregulación de la luz ya he comentado antes que está muy bien pero la cuestión es ¿cuánto estás dispuesto a pagar por ella?

Quizás lo más determinante bajo mi punto de vista y en condiciones normales es el que use una batería recargable. Ello supone el no tenerte que comprar unas pilas recargables de calidad y un cargador electrónico de pilas, si no los tienes y vas a usar pilas recargables con el SEO5, lo que al final contrarresta ese mayor precio (aunque esa batería no será tan versátil para usar en otros aparatos como unas pilas recargables), pero si ya tienes cargador electrónico y pilas recargables de calidad y no tienes que comprártelos entonces puede que ya no te resulte tan interesante el SEO7R. Por cierto, que como batería de repuesto para el SEO7R se pueden  llevar pilas AAA ya que también las admite.

El uso de batería en vez de pilas recargables de calidad con un cargador electrónico, junto con la mayor potencia lumínica suponen una pequeña merma en la autonomía. Siempre puntualizo lo de pilas recargables de calidad y lo del cargador electrónico (cargador con control electrónico de la carga) porque se obtienen rendimientos muy diferentes si se trata de un cargador normalucho y las pilas no son de suficiente calidad (y no lo digo solo por su capacidad de almacenamiento); podéis preguntarme al respecto ya que he preferido no extenderme con esto y así no desviarme del tema principal.

P.D.: Impresiones después de haber dado uso el Led Lenser SEO5

Después de haber usado ya en varias ocasiones y en diversas situaciones a este frontal, creo que me encuentro en condiciones de transmitiros mis valoraciones y sensaciones con respecto al mismo, así que vamos adelante.

El frontal, como digo, lo he usado en varias ocasiones, pero en la que más le he "exigido" ha sido en la dura escalada de la vía Entorns al Puig Campana. En dicha ocasión se nos echó la noche encima y tuvimos que hacer, tras algún largo en penumbra, un par de largos de cierta dificultad (V/V+) en completa noche y todo el complicadísimo descenso desde la cumbre del Pic Prim, incluyendo un rápel, y de muy complicada orientación, también en plena noche.

La experiencia de escalar con este frontal fue alucinante: desde una reunión podías iluminar perfectamente la siguiente o la anterior aunque estuvieran a 50 metros de distancia. Cuando nos alcanzó de lleno la noche nos planteamos el vivaquear para terminar la vía con la luz del día siguiente, pero al final decidimos intentar la escalada nocturna ya que en el peor de los casos nos volveríamos a descolgar a la reunión para vivaquear en ella, dejando todo el tinglado de cuerdas que hayamos avanzado montado para el día siguiente... pero no nos hizo falta recurrir a ello pues pudimos solventar los dos largos de escalada que nos quedaban perfectamente.

Ojo que tampoco estoy diciendo que fuera fácil, pues escalar de noche tiene sus limitaciones y no os penséis que con un buen frontal está todo solucionado. Por ejemplo, inevitablemente se forman zonas de sombra donde a veces no ves absolutamente nada donde poner pies cuando estás superando una panza y tienes que recurrir al "tacto". También pierdes las referencias lejanas del entorno que puedan guiarte, pues aparte de perder la visión global y convertirse en focalizada en una zona o punto, a partir de unos 150 metros lo que veas empezará ya a estar en cierta penumbra y si la distancia se amplía mucho lógicamente acabas por ver solo oscuridad. Por todo ello, la posibilidad de escalar de noche hay que abordarla con muchísima cautela y no debe tomarse a la ligera.

En dicha ocasión, en el descenso también nos sirvió el gran alcance del frontal para intentar ir localizando referencias que nos permitieran orientarnos en la noche y localizar hacia dónde debíamos dirigirnos. La instalación rápel nos costó mucho localizar aun estando casi encima de ella, debido al juego de sombras, pero eso no era problema del alcance y nos hubiera pasado con cualquier otro frontal.

En cuanto a la duración de la batería, en esa ocasión le dimos un buen tute al frontal y la iluminación no desfalleció ni bajó su intensidad lo más mínimo. Aun llegamos al coche hacia las 3 de la madrugada y estuvimos cenando y previamente la noche anterior también estuvo funcionando el frontal, pero el frontal no dio ningún signo de agotamiento y sospecho que todavía le quedaba batería para rato. Bien es verdad que no todo el rato tenía conectada la iluminación máxima, como es lógico, pero creo que fue suficiente para corroborar que el frontal aguanta perfectamente un fin de semana de actividad e incluso un puente, sin necesidad de pilas de repuesto (aunque nunca está de más, por precaución). En este sentido, yo uso pilas recargables de buena calidad y las cargo antes de una actividad de este tipo, así que la posibilidad de tener que recurrir a las pilas de recambio son muy remotas.

Por otra parte, la intensidad de la iluminación en el modo normal de este frontal (tiene posición de iluminación normal y máxima) puede regularse y aunque se deje al mínimo ya alumbra mucho más que muchos frontales, por lo que regulándose así conseguirás alargar todavía más la duración de la batería.

En cuanto a situaciones meteorológicas de humedad y frío, sí que ha sufrido en alguna ocasión bastante humedad y no presentó ningún problema; en teoría el frontal se podría hasta sumergir, así que es normal que no haya experimentado ningún problema. En cuanto al frío, también ha sufrido frío sin problemas, pero un frío relativo, así que de momento no puedo valorar su comportamiento con frío muy intenso (cuando esto ocurra completaré el artículo, pero salvo actividades concretas en las que requiera mucho alcance lumínico, en las actividades invernales tengo previsto seguir utilizando mi viejo Petzl).

Otro aspecto a comentar es su uso con niebla. En este caso he experimentado que el usar la potencia lumínica alta te produce autodeslumbramiento por reflejo en la propia niebla, por lo que no es posible sacar partido a esta potencia lumínica más alta para este caso y es mejor usar las "cortas", recurriendo a las "largas", si las necesitas, solo cuando la niebla se abre un poco.

En cuanto a comodidad de uso sí que le he notado en este aspecto algo inferior al Petzl, más compacto y mejor acabado. Aparte que ya de por sí el Petzl es más cómodo (lo cual no quiere decir que el Led Lenser sea incómodo), le veo dos "defectos" o cosas mejorables: el primero es que la cinta elástica debería ser un poco más ancha y el segundo es que el centro de gravedad del propio frontal debería situarse más cerca de la frente y no tan despegado de ella. Estas dos cosas las digo por el único punto mejorable que he visto a este frontal en una situación muy concreta: si vas a un paso bastante rápido y con zancadas largas, por ejemplo en un descenso, el frontal hace un pequeño movimiento de balanceo, o intento de rodar sobre la frente hacia abajo, en cada pisada (por efecto de que en el fondo se trata de pisotones "con fuerza" lo que haces al andar). Si notas eso, independientemente de que se podría minimizar este efecto acercando en el diseño el centro de gravedad del frontal a la frente, lo primero que piensas es que llevas floja la cinta elástica de la cabeza. El problema es que si tensas la cinta elástica lo suficiente para que no te pase esto, al cabo de los minutos acaba siendo algo molesta la presión de la cinta en la cabeza. Por ello, pienso que mejorando lo del centro de gravedad y la anchura de la cinta elástica el frontal ganaría mucho en comodidad, especialmente para la situación comentada. No obstante, en su uso normal y genérico tampoco se puede decir que sea un frontal incómodo.

Por cierto, hablando de la cinta de la cabeza, ésta se puede desmontar y quitar fácilmente del frontal. Esto en principio está pensado para poder lavarla, aunque también indica que es posible su sustitución en caso de que se deteriorara o sufriera algún daño... y ya de paso tampoco estaría mal si los señores de Led Lenser ofrecen un "recambio" con una cinta más ancha y cómoda, je,je.

Me faltaría comentar cómo soporta el frontal el paso del tiempo y otros aspectos a muy largo plazo, pero seguro que cuando pueda añadir algo al respecto existirán ya otros frontales en el mercado mucho más evolucionados e incluso este artículo se habrá quedado muy desfasado... ¡la tecnología va a pasos agigantados!



No hay comentarios:

Publicar un comentario