lunes, 28 de octubre de 2013

Pico de la Miel. Vía "Lola Flores" (150 m, 5 largos, 6b)

Pico de la Miel. Vía "Lola Flores" (150 m, 5 largos, 6b)
Año 2012. Participantes: Jesús, José y yo.

Tenía yo ganas de atacar esta conocida vía del Pico de la Miel, de la que tenía solo alguna referencia de oídas, así que una de las veces que vinimos a escalar al Pico de la Miel se la propuse a José. La vía tiene un primer largo de 6b de placa, bastante durillo, así que mi propuesta estaba condicionada a que José se encargara de hacer de primero ese primer largo, ya que a mí un 6b en placa se me quedaba un pelín grande. Tampoco es que José tuviera muchas garantías de poder con él, pero accede a intentarlo.

A esta aventura se suma también Jesús, que con su carácter desenfadado contribuirá a amenizar la escalada y a quitarle hierro al asunto.

En los dos largos finales nos liamos un poco y acabaríamos completando la escalada por una mezcla de las vías "Senda" y "Unicornio Azul, pero por lo que he visto es algo que pasa muy frecuentemente.

Pincha sobre las fotos para verlas a mayor tamaño.
 


Datos
Longitud de la vía: 150 m.  Nº largos: 5.     Dificultad máxima: 6b
Características: Predominio de placa, combinado con espolones y fisuras.
Material: El habitual: juego de fisureros, juego de friends...
Equipamiento: reuniones perfectamente montadas y chapas adicionales en los puntos más críticos del recorrido.
Pasos clave: Se podría decir que casi todo el primer largo.
Posibilidades de escape: Al estar equipadas todas las reuniones, se puede abandonar en todo momento rapelando hasta pie de vía, si bien ésto solo se debe realizar en caso de emergencia, para no interferir con otras cordadas.
Tiempo de escalada: Unas 3 horas.
Tiempos de aproximación desde el coche y regreso: Aproximadamente media hora de subida y algo más de descenso.
Cimas: Pico de la Miel (1392 m)


Croquis: 


Fecha:  8 de diciembre de 2012


Aproximación


Cogiendo la salida 60 de la A-1 hacia La Cabrera, se puede dejar el coche en el restaurante-gasolinera del "Cancho del Águila" (yendo hacia el norte) o bajando hacia el pueblo torcer a la derecha frente a una especie de centro escolar o cultural y coger el primer callejón de tierra que hay a la derecha. Nosotros en este caso aparcamos en el callejón de tierra, aunque muchas veces aparcamos en la gasolinera.
 
Desde la gasolinera el sendero está más escondido y por el otro lado es más claro, pero en cualquier caso, por un lado o por otro se llega a una pequeña pradera en alto con un bloque de piedra. Tomar entonces un pequeño sendero que sale en perpendicular en dirección al pico entre las retamas y que nos lleva hasta la base de la pared tras una empinada subida. Hay un momento en que el camino se empieza a bifurcar, y dependiendo de la vía que vayamos a realizar, nos interesará seguir por la derecha o por la izquierda, encaminándonos a la zona que nos interese. En el primer desvío nos iremos para la izquierda, ya que se trata de una vía hacia el lado oeste.


Desarrollo de la escalada

Llegamos a pie de vía. Hace algo de fresquete, pero el sol y la hora tardía de la mañana reconfortan un poco.
 
Vamos en cordada de tres. Le hemos asignado a José hacer de primero el primer largo, así que se prepara. Del resto de los largos no hemos concretado nada, así que iremos decidiendo sobre la marcha.
 
Preparándonos tranquilamente a pie de vía
Largo 1 (6b): Placote. El plato fuerte de la vía.

Vista del duro primer largo. Arriba en el lado derecho se observan los árboles que comentaré luego
El superar dos o tres metros de placa muy vertical le permite a José alcanzar una chapa donde asegurar y continuar con ciertos apuros hacia la fisura vertical que surge por el lado derecho fisura donde poder colocar un friend.

José intentando subirse a la fisura
Cuesta un poquillo subirse totalmente en la fisura, pero luego vienen unos metros en los que la dificultad te da un respiro.

José continúa hacia la durísima placa que constituye la segunda mitad del largo. Se encarama a ella. Hay chapas, pero tras varios intentos y viendo que las chapas alejan algo y que la placa resulta bastante dura, opta por hacerse una excursión hacia la derecha, hacia unos árboles.

José en el inicio del complicado tramo de placa
Los árboles no solo le sirven para asegurar sino también para progresar, y una vez superados se dirige hacia la reunión hasta alcanzarla.

Voy yo de segundo. Los primeros pasos son durillos, pero el ir de segundo da cierta tranquilidad. Una vez superada la fisura continúo hacia la placa... pero irremediablemente tengo que seguir la trayectoria de la cuerda a la que voy atado, así que no queda más remedio que encaminarme a los árboles.

Lo de los árboles no tiene nombre. No sé cómo ha pasado por aquí José, pero la trayectoria de la cuerda por las ramas me obliga a ir haciendo el mono por las ramas de los árboles, casi sin tocar roca... ¡todo un show! Encima la consistencia de las ramas no da la misma tranquilidad que la roca y la altura es bastante considerable, por lo que aunque voy de segundo tengo alguna sensación de vértigo.

Finalmente consigo deshacer el lío de cuerda de los árboles y seguir progresando hasta la reunión.

Por último sube Jesús, al que también le toca hacer un poco el mono antes de poder continuar hacia la reunión.
  
Jesús, llegando a la primera reunión

Nos ha resultado un largo un tanto subrealista, pero bueno, ya estamos todos en la primera reunión.

Largo 2 (IV+): Espolón aéreo pero fácil

Me encargo yo de hacer de primero este largo. Se trata de continuar hacia arriba desde la reunión por un espolón no muy largo, hasta que alcanzas una repisa donde está la siguiente reunión.

El espolón es aéreo, pero es fácil, así que en un pis-pas me he ventilado el largo. Mis compañeros hacen lo propio a continuación.

Largo 3 (V): Placa con resalte inicial

Parece que ya hemos establecido un orden para los largos, así que a este le toca a Jesús hacerlo de primero.

El inicio tiene un pequeño resalte, que tiene algo de miga subirse en él. Recuerdo agarrarme pellizcando con los dedos el borde horizontal del resalte, con lo que a primera vista parecía que no te ibas a poder sujetar, pero luego resulta que te agarras mucho mejor de lo que pueda parecer a primera vista. Descubriendo esto y con un poco de tiento no resulta excesivamente complicado superarlo.

Una vez superado el resaltillo, se sigue por la placa, que tampoco es demasiado larga y poco a poco se completa llegando a la reunión. Todo el largo es placa.

Jesús hace todo sin problemas hasta la reunión. A continuación le sigue José y luego yo... y cuando llego yo a la reunión, resulta que me deshaucian (tener amigos para esto...) y me dicen que no quepo en la reunión, así que me dejan colgando dos o tres de metros más abajo.

En la tercera reunión, mis compañeros me dejan colgado (en sentido literal) por problemas de espacio
Mirando hacia abajo. Una cordada en la segunda reunión, común con la vía "Chocolate" que es la que están haciendo

Largo 4 (V+): Inicio en placa+ fisura

Siguiendo el turno, le toca ahora a José de primero. La vía "Lola Flores" continúa saliendo hacia la izquierda, pero como tenemos una chapa justo encima de nosotros, eso nos despista y nos desviamos cogiendo un largo que creo que es común de las vías "Senda" y "Unicornio Azul".

Otra cordada en la vecina vía "Chocolate"
El largo comienza con un tramo en placa con una chapa, hasta alcanzar una fisura con una pequeña tendencia hacia la izquierda. La fisura finaliza en la repisa más característica del Pico de la Miel, bien amplia y muy visible desde bien lejos, centrada en todo lo alto de esta cara sur.

José atacando el cuarto largo. Yo de momento sigo colgado aquí abajo


José la ataca y va remontando todo el largo hasta llegar a esta comodísima reunión. Luego nos tocaría el turno a Jesús y a mí, juntándonos en esta amplia y privilegiada terraza.

La cuarta reunión es todo un lujo

Largo 5 (V+): Aventura por espolón

Este largo me toca a mí de primero. Ya no tenemos ni idea si estamos siguiendo la "Lola Flores" o qué. En el burdo croquis que llevamos parece que la "Lola Flores" sigue por la izquierda del techo de la repisa, así que hacia allá me encamino... pero no le veo buena salida; luego descubriría que era posible subirse por la izquierda y continuar, pero yo he querido atacar más directo hacia arriba y por ahí no hay una salida razonable.
 
Atacando el techo por la izquierda... va a ser que no

Me bajo otra vez a la repisa. Ahora intento atacar el techo por su lado derecho, también de una forma bastante directa hacia arriba, pero igualmente me resulta poco razonable.
 
Atacando el techo por la derecha... parece que tampoco

Tras deliverar y observar, vemos que hay una chapa en el espolón de la derecha. La verdad es que se ve muy vertical y cañero y no tengo ni idea de qué grado sale, pero tras examinarlo empiezo a encaramarme a él. La caída en los metros iniciales, con una minitravesía a derechas, es muy mala y peligrosa, y no es fácil así que voy con muchísimo tiento.

Iniciando este vertical espolón

Con la apariencia que tenía, pensaba que me iba a resultar imposible subir por ahí, pero pasito a pasito voy progresando; eso sí con cierta tensión.


Cuando consigo progresar unos metros ya alcanzo a asegurar en la chapa que habíamos visto, lo cual me resulta un enorme alivio, importante no porque baje la dificultad sino porque ya he conseguido evitar la posibilidad de una mala caída.

Resulta bastante delicado pero, jugando a ser Spiderman, poco a poco se va avanzando. No hay posibilidad de asegurar hasta llegar a la chapa y la caída es muy mala y con un buen péndulo, como se puede apreciar en la cuerda

Continúo. Hay que ir estudiando cada posible rugosidad de la roca, pero "tacita a tacita" voy progresando y cogiendo altura sobre el espolón.

Ya he cogido cierta altura sobre el espolón

Llega un momento que me fijo en el panorama que tengo por delante y me pongo a pensar: la última chapa la he dejado detrás hace un rato (ahora no recuerdo, pero creo que había una segunda chapa), no se ve en el horizonte ni una chapa y todo parece un desierto donde está todo liso y no hay ni una puñetera grieta, no tengo ni puñetera idea de por qué vía voy ni qué grado tiene, ni siquiera si estoy abriendo un nuevo largo, pues no veo señales de nada. En fin, que lo mismo me toca llegar hasta la reunión sin ningún seguro, la dificultad no decrece y vete tú a saber qué me voy encontrando. Luego descubriría que el espolón es de la vía "Unicornio Azul", de grado V+.

Analizado todo esto, me entran serias dudas de seguir por el espolón y opto por hacer una travesía hacia la derecha, con sus delicados pasitos, que me lleva hasta una grieta.

¡Anda, esta grieta la conozco! El largo que va por esta grieta lo he hecho ya de primero en otra ocasión. Es la bavaresa del último largo de la vía "Senda".

Me meto en la grieta y me la hago entera sin poner ni un seguro; aunque es V+ voy cómodo subiendo por ella y me resulta más engorroso parar y soltar una mano para poner un seguro que seguir hacia arriba. No obstante, reconozco que lo que he hecho es una barbaridad, pues el tramo de grieta que he hecho sin seguros superará los 15 o 20 metros, y un vuelo en esas condiciones sería impresionante a la vez que fatal.

Cuando acaba la grieta hay unos metros de placa. Me meto en ella. Pero cuando me doy cuenta de la cantidad tan enorme de metros que llevo sin poner ni un seguro, vuelvo a bajar de la placa a la grieta a poner un friend y continuar. La placa es corta y fácil, quizás IV+, y tras ella ya estoy prácticamente en la cima, en el lugar idóneo para montar la reunión.

Mis compañeros siguen mis pasos y llegan a la reunión. José cuando llega me dice bastante alarmado y sorprendido, casi regañándome, que si estoy completamente pirado, pues mientras subía ha comprobado con asombro que yo no había puesto ni un seguro en toda la bavaresa. He hecho lo que me ha parecido más cómodo, pero tiene toda la razón en que lo que he hecho no ha sido nada razonable.

 
Cima del Pico de la Miel y descenso

Tras recoger accedemos a la cima donde nos hacemos la foto para la colección, y tras unos minutos de relajar tensiones y disfrutar, descendemos hacia el coche .

Foto cimera


2 comentarios:

  1. no os habeis podido escaquear mas eh chavales?? jejeje :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Bueno, realmente el único escaqueo es el de la placa final del primer largo. Lo del final además de que no puede considerarse escaqueo porque no busca reducir la dificultad, fue una equivocación por no saber seguir la vía al no tener ningún croquis. Ten en cuenta que cada vez hay más información en internet, pero remontándote tan solo 4 años que hace que hicimos esta actividad no había tanta información sobre las vías de escalada y la que había era muy burda (normalmente un esquema muy básico o una explicación de no más de una frase por largo). Realmente te informabas de dónde empezaba una vía y luego ibas siguiendo por donde intuías que iba; de hecho lo más frecuente y que le ocurría a la mayoría de las cordadas, era acabar haciendo, sin quererlo, una mezcla de varias vías.

      Eliminar